Consejos postMIR: Segunda vuelta (Fase de consolidación I)

¡Hola! Ahora nos toca hablar de la segunda vuelta o primera vuelta de la preparación intensiva del MIR. En mi caso, dicha vuelta ha comenzado la última semana de junio y terminado la primera semana de noviembre. Es la fase más larga y más importante para sacar adelante esta oposición. Para mí esto del MIR sería algo así como una pirámide, siendo esta etapa la base, sobre lo que se sustenta todo lo demás. En general, la misión de cada vuelta es conseguir que las cosas nos sean más sencillas en la siguiente, siendo éste el ejemplo más claro.

estudiar-y-trabajar

Antes de empezar…

Antes de empezar, descansa. Has terminado los estudios de Medicina, algo que se dice pronto pero que no es nada fácil. Te mereces un descanso y además lo vas a necesitar. Si te apetece hacer un viaje y puedes permitírtelo, ¡hazlo! 🙂 . Si te encanta ir a la playa, la tienes cerca y hace bueno… Pues ya estás tardando en irte para allá jeje. Creo que lo mejor que se puede hacer es desconectar, disfrutar de tu graduación, quedar con los amigos (algunos se irán a otro sitio a preparar el MIR), etc.

Yo no recomendaría estudiar nada ahora, porque a partir de esta vuelta ya vas a estudiar todo lo que necesites y más. Sí que miraría poder ir haciendo algunas gestiones, si te es posible hacerlas ahora:

  • Pedir el título y el certificado de notas. Esto lo necesitarás para matricularte en el examen MIR. Ya te advierto de que cuesta una pasta…
  • Renovar el DNI si está caducado o te va a caducar antes de septiembre. La convocatoria MIR suele salir antes de septiembre y el DNI ha de estar en vigor, así que, si lo puedes renovar ya… Mejor que mejor. Lo mismo te digo si te va a caducar antes de última semana de enero/primera de febrero, dado que para hacer el examen MIR has de llevar contigo el DNI o el pasaporte y éste tiene que estar en vigor; de lo contrario, es posible que no te dejen entrar.
  • Los que estén dados de alta como demandantes de empleo se pueden beneficiar de no tener que pagar las tasas para matricularse en el examen MIR (unos 30€). Eso sí, para ello has de estar dado de alta mínimo un mes antes de que salga la convocatoria (sale en septiembre, de modo que como muy tarde te tienes que registrar en el paro en agosto) y no rechazar las ofertas laborales que te ofrezcan desde el INEM.

Para los extracomunitarios y personas con títulos extranjeros no os puedo ayudar mucho, pero sí os recomiendo que, en caso de dudas, os pongáis en contacto con el Ministerio de Sanidad para enteraros bien de las gestiones que tenéis que hacer y si algunas las podéis adelantar ahora (mejor que esperar a estar ya durante el periodo de estudio intensivo).

Sé positivo.

Cuando había terminado sexto y me encontraba en ese limbo que existe entre finalizar la carrera de Medicina y empezar en serio con el MIR, pensaba que lo que me vendría entonces serían los peores meses de mi vida, que todo iba a ser horrible, que esto era estudiar hasta la extenuación para no ver apenas resultados… Nada más lejos de la realidad. No había sido peor que muchos otros cursos de la carrera, ya que si te organizas bien hay tiempo para estudiar, para disfrutar y para llevar una vida sana (deporte, cocina sana, etc). No tienes por qué renunciar a otras cosas que te apetecen hacer en verano: ir a la playa con los amigos, hacer barbacoas… De hecho, es hasta más fácil hacer planes con los amigos porque ahora tenéis todos el mismo horario, por así decirlo, y a todos les apetecerá hacer algo divertido los domingos o ir a ver una peli por la tarde después de estudiar.

Por otro lado… Ya sé que cuesta verlo, pero tener que hacer el examen MIR es casi un privilegio, de hecho, yo creo que es ésta la principal razón por la que ha aumentado considerablemente la nota de corte para acceder a estos estudios. Con un examen justo (porque sí, justo es, otra cosa es que no sea perfecto) y equitativo, en el que ni los apellidos ni tu clase social condicionará tu número, con tan sólo una razón de 2 opositores por plaza (en realidad menos) y con un contrato que te otorga una estabilidad laboral de 4-5 años, ya tienes mucho más que la gran mayoría de trabajadores de nuestra franja de edad. ¿Que es duro? Díselo a los que opositan para Judicatura, por ejemplo. En general, nada que merezca realmente la pena en la vida es fácil. Si algo te parece sencillo de conseguir, es que tiene truco.

Además, todos los que nos hemos embarcado en esta aventura de ser médicos hemos deseado siempre saber Medicina, ser capaces de diagnosticar pacientes y ofrecerles un tratamiento adecuado (ya sé que es redundante, pero viendo como salimos de las facultades… Creo que es bueno hacer esta aclaración). Ahora sí que vas a aprender Medicina. Manejarás como nadie una fibrilación auricular, sabrás hacer un estadiaje del cáncer del pulmón, tratar adecuadamente un cáncer de mama, interpretar una multitud de de radiografías, TC, resonancias, ecografías… De todo. No me quiero ni imaginar cómo sería nuestro primer día en el hospital de R1 sin tener que haber pasado por todo esto. Lo cierto es que esto no es para ponerme a hablar bien de las academias, aunque sí creo que cumplen su función con creces, sino para pararse a pensar un poco y preguntarse si no se podrían hacer mucho mejor las cosas desde la universidad, con tan sólo un poco de motivación y ganas por hacer un trabajo bien hecho. En fin, yo sólo sé que inauguré el plan Bolonia en mi facultad y que ésta ha sido la oportunidad perdida para reformar unos planes de estudio obsoletos que no son capaces de formar un médico para el siglo XXI. Pero esto es otra cuestión y ya me estoy enrollando.

Dejando a un lado mis divagaciones y tal y como hice en la entrada que hablaba sobre la primera vuelta, os voy a proponer un índice de rentabilidad o algo así para orientaros sobre qué es lo más importante en esta vuelta:

  1. Hacer y corregir los simulacros.
  2. Trabajar bien el Libro Gordo.
  3. Estudiar la asignatura.
  4. Ir a clase y tomar buenos apuntes.
  5. Otros: tutorías, autoevaluaciones, mini-MIRes, etc…

1. Hacer y corregir los simulacros.

No hay grandes cambios con respecto a lo que os conté sobre la primera vuelta, así que no me voy a repetir mucho. Recordad que tan importante es hacerlos (preferiblemente en la sede) como corregir todas las preguntas y con la atención que se merece.

A veces, cuando uno ya ha estudiado muchas asignaturas, comienza a ver fallos en los simulacros que no logra comprender bien o que no está de acuerdo con la correción de la academia. Cuando esto os ocurra, yo os recomiendo que hagáis uso del foro de dudas. Creo que es un recurso que no se explota lo suficiente y hace que corregir los simulacros no sea tan provechoso. Yo lo tenía en un marcador tanto en el navegador web del móvil como del ordenador y el usuario y contraseña guardados, de modo que no perdía mucho tiempo consultando mi duda (acordaros de buscarla primero por si está respondida antes de abrir un nuevo hilo). Corregir bien los simulacros siempre será algo rentable.

Otra cosa importante sobre los simulacros es no obsesionarse con los resultados. Teniendo en cuenta mi experiencia… Agobiarse por los percentiles es perder el tiempo. En mi caso ha habido casi una diferencia del 30%, es decir, no son muy fiables. ¿El por qué? No lo sé. No sé si es que hay mucha gente que hace trampas, que la muestra no es representativa, que la gente se comporta de una forma diferente en en MIR con respecto a los simulacros… Supongo que una mezcla de todo. Lo que sí es importante es ir subiendo en netas en la preparación, pero cada uno a su ritmo, e ir comparando los resultados mes a mes (por ejemplo) y no directamente uno a uno dado que puede haber mucha variabilidad. Si para medir la presión arterial tenemos que calcular la media de tres valores, por ejemplo, ya me dirás si el medir tus conocimientos de Medicina no requiere de varios exámenes distintos. Por eso, no os preocupéis si bajáis en un simulacro o en dos, lo importante es la tendencia en general que será lógicamente a subir.

Existen, por así decirlo, tres tipos de opositores. Unos van subiendo en netas poco a poco y se mantienen con este ritmo hasta el día del MIR. Otros, como yo por ejemplo, subimos muy rápido en las primeras fases (en mi caso en primera vuelta y comienzo de la segunda) y luego llegamos a un momento en el que tocamos nuestro techo y no subimos más (a mi me pasó en octubre-noviembre). Otros, me imagino, vivirán una experiencia intermedia entre estas dos. De cualquier modo, hay momentos en los que uno se ve frustrado porque no consigue los resultados que desea, ya sea porque le cuesta subir en netas o porque esté estancado. Es normal y no hay que desesperar. Hay que confiar en uno mismo y seguir adelante; quizá hoy no veamos los resultados de lo que hacemos, pero el día del MIR sí servirá para llegar a la meta. Créeme, todo lo que trabajes y estudies te será finalmente recompensado 🙂 .

Esto es ya una cuestión muy personal, pero otro consejo que daros con respecto a los simulacros, es que no digáis a nadie vuestros resultados y evitéis también saber los resultados de los demás (a veces es imposible porque a la gente le gusta cotillear y te enteras aún ni queriendo saberlo, pero es lo que hay). Yo lo que quería era evitar a toda costa comparaciones con los demás y centrarme únicamente en mi progreso. ¿Qué me importa lo que saque Fulanito si mi objetivo es quizá diferente y yo voy mejorando progresivamente, aunque sea a mi ritmo? Pues ya está 🙂 .

El otro aspecto importante es corregir los simulacros. La academia te da un planning detallado para esta fase y te dice cuándo puedes dedicar unas horas para corregirlos; a mí eso me iba fatal. Yo no podía corregir medio simulacro del tirón, al poco tiempo me distraía y sentía que no lo estaba aprovechando lo suficiente. Lo que sí me iba bien era corregir 50 preguntas de lunes a jueves y 35 el viernes, justo después de comer (por eso de que me apetecía hacer algo más light). Con el tiempo hasta esto me pareció excesivo y las iba dividiendo aún más, de modo que corregía 25 por la mañana antes de hacer el LG y las otras 25 después de comer.

2. Trabajar bien el Libro Gordo.

¡Importantísimo! ¡Más que estudiar! Creo que se infravalora muchísimo porque a uno le cuesta creer que hacer tantas veces las mismas preguntas le sirva para algo, pero es que hay procurar sabérselas todas todas el día del MIR, y ya veréis que muchas se fallan una y otra vez, de modo que, cuantas más vueltas le deis, mejor. En esta fase es obligatorio darle 2 vueltas a cada asignatura (3 en estadística), siendo 3 recomendable (aunque no siempre da tiempo en todas las asignaturas).

Cuando hablamos de Libro Gordo, nos referimos a tres documentos. Por ejemplo, para los que hagáis el examen MIR el 2018, deberéis trabajar sobre estos tres libros:

  • Libro Gordo: Preguntas de exámenes MIR 2005 – 2015 y sus comentarios.
  • Examen MIR 2016 y sus comentarios.
  • Examen MIR 2017 y sus comentarios. Éste es un PDF que os pasan por correo allá por mayo para que lo imprimáis y trabajéis también sus preguntas. Contiene también unas actualizaciones que debéis añadir a los manuales.

De este modo, hacéis y rehacéis las preguntas MIR de los últimos doce años.

Ya os lo dirán en la respectiva tutoría: el Libro Gordo es mejor hacerlo antes de estudiar y después. Sería algo así como un sándwich: siguiendo el planning de la academia, lo primero hago el LG de esos temas + estudio esos temas + segunda vuelta de esas preguntas del LG. En la primera vez que hago el LG (repito, antes de estudiar) es cuando filtro las preguntas utilizando un código de tres colores:

  • Verde: pregunta que acierto con seguridad. Es una pregunta que, si me la ponen meses después, la seguiré acertando. Este tipo de preguntas son las que nos podremos saltar en las siguientes fases.
  • Amarillo: pregunta que acierto pero no con seguridad. La he acertado dudando entre varias, por técnica de examen, por mi “intuición”… Son preguntas que tendremos que volver a trabajar durante otras fases.
  • Naranja: pregunta que he fallado.

El rojo lo utilizaremos en las siguientes vueltas, para no confundir los fallos de la segunda con los de la tercera.

Después de estudiar, daremos una segunda vuelta. En esta segunda vuelta volveremos a hacer todas las preguntas (verdes, amarillas y naranjas). Como os decía, es recomendable hacer tres vueltas, aunque en asignaturas como Digestivo e Infecciosas, por su extensión, no suele dar mucho tiempo. Es particularmente recomendable en Oftalmología y Dermatología, porque repiten muchas preguntas todos los años. Yo en esta tercera vuelta sólo repetía las amarillas y naranjas, aunque va por gustos y en función del tiempo disponible de cada uno.

3. Estudiar la asignatura.

Después de haber hecho las correspondientes preguntas del LG, nos toca estudiar estos temas. Recomiendo seguir el planning propuesto por la academia, dado que suele ser lo más didáctico y, además, está pensado para que dé tiempo.

¿Cómo estudiar? Pues tal y como uno hacía en la universidad. Si uno iba siempre a una biblioteca, pues quizá le venga bien seguir yendo, y si uno estudiaba siempre en casa, pues lo mejor será que lo siga haciendo en casa. En principio da tiempo a cumplir el planning la mayor parte de los días, pero hay veces que ni con esas. No te preocupes, a todos nos ha pasado.

En esta fase se recomienda estudiar de 8-10 horas; yo recomiendo, si se puede, estudiar 8 horas y subir a más si lo que nos tenemos que mirar es importante y nos es necesario para terminarlo de la forma que se merece. Si vamos muy apretados de tiempo, uno puede reorganizar el planning de tal forma que sean los temas menos importantes (según el índice de rentabilidad de la primera página de los manuales) los que se queden sin trabajar. Esto suele pasar en asignaturas “imposibles” para nosotros, que nos son muy difíciles y nos requieren más tiempo del que nos ha reservado la academia. Yo, cuando terminaba una asignatura y me quedaba un tema sin mirar, lo apuntaba en una lista y, más adelante, cuando me tocaba otra asignatura más fácil y me sobraba algo de tiempo, me lo leía por encima aunque sólo hiciera eso y no lo volviera a mirar en toda la preparación MIR. Así no tenía tanto cargo de conciencia jeje.

Os dejo mi horario de estudio, el que he seguido durante casi toda la segunda vuelta tras realizar muchos cambios:

  • Mañanas: 09:00h – 14:00h
  • Tardes: 16:00h – 19:00h

No hacía grandes pausas ni nada de eso porque a mí me iba bien, pero ya os digo que cada persona es un mundo y lo mejor es ir experimentando, de hecho, yo al principio tenía un horario algo más estricto y he tenido que adaptarlo porque a lo largo de un par de semanas me parecía matador. Con grandes pausas me refiero a descansos de más de 15 minutos, por ejemplo, aunque sí iba al baño, iba a por una bebida y esas cosas, descansando unos minutos sólo.

Para evitar tentaciones utilizaba una aplicación para el móvil que se llama Self Control for Study, de la que ya os hablé en esta entrada. Sirve para bloquear el acceso a internet, facebook, WhatsApp y cualquier otra cosa que os pueda distraer y hacer que con esas horas no rindáis lo suficiente.

Por otro lado, esta es la mejor fase para hacerse unos buenos esquemas, resúmenes, tablas, reglas mnemotécnicas, post-its y material propio que nos facilitará el estudio en posteriores vueltas. Aquí los apuntes que hemos tomado en primera vuelta son fundamentales también y algunos incluso pueden sustituir temas completos del manual, siendo quizá para nosotros más fácil memorizar nuestras propias notas. Yo estaba en un grupo de WhatsApp con varios amigos y por allí compartíamos material y me ha sido de mucha ayuda porque a veces a nosotros no se nos ocurren maneras de simplificar el material de estudio y, a su vez, nosotros podemos echar un cable a un compañero. Además, esto hace que te sientas más acompañado durante esta etapa MIR 🙂 .

Además de esquemas y resúmenes, también es recomendable ir haciendo listas. Durante la segunda vuelta yo me hice tres listas, pero podéis hacer más o menos si véis que así os irá mejor:

  1. Lista de cosas patognomónicas.
  2. Lista de enfermedades que no se tratan.
  3. Lista de cosas contraindicadas.

No es otra cosa que, a medida que uno va estudiando y se encuentra con algún signo patognomónico, una enfermedad que no necesita tratamiento o una contraindicación, ir apuntándolo en una libreta o en un folio y ya está. Yo simplemente lo iba anotando y me lo leí una vez a modo de repaso; realmente no es tan importante como ir estudiando los manuales en sí. En la tercera vuelta me hice otras listas más específicas que a mí me ayudaron a integrar de alguna forma el conocimiento de todas las asignaturas, pero eso ya os explicaré en la siguiente entrada.

4. Ir a clase y tomar buenos apuntes.

Esto iría justo detrás en importancia con respecto a estudiar los manuales, pero yo os diría que, si lo único que no os ha dado tiempo a mirar son temas muy poco importantes, vayáis de todas formas (no si os queda media asignatura por estudiar, ojo). Las más importantes sin duda son las clases de Digestivo e Infecciosas, donde os darán tablas y apuntes para llevar mejor las siguientes fases (estas notas son como agua de mayo, os lo juro, tomad buenos apuntes en estas clases).

Pero no sólo es importante ir a clase para tener más apuntes. Hay que prestar atención también a lo que explican y recalcan, y, sobre todo, a lo que os dicen que es una novedad y que puede caer. Suelen acertar mucho, en mi año han hecho casi pleno. De hecho, he acertado unas cuantas preguntas sólo por ir a clase y tenerlo bien marcado en los manuales. Por eso os digo que, salvo que llevéis muy mal una asignatura, intentéis no perderos la clase.

Pero no os preocupéis si no podéis asistir a alguna. Yo también he tenido que faltar a veces y no pasa nada. Tenéis otro recurso, para mí muy útil, que es AMIR Tv. Gracias a esto, podeís ver en otro momento la grabación de esa clase para el grupo que estudia a distancia. Si las siguientes asignaturas os son más sencillas, podéis ir dividiendo la clase en fragmentos de media hora (por ejemplo) y poneros todos los días media hora de grabación justo después de terminar de estudiar la asignatura que os toque. Así recuperáis esa clase sin mucho esfuerzo 🙂 .

5. Otros: tutorías, autoevaluaciones, mini-MIRes, etc…

Estas cosas son ya menos importantes que todo lo anterior y, si no tenéis tiempo, suele ser recomendable empezar a recortar por aquí. Como ya os he dicho antes, las únicas tutorías que son totalmente imprescindibles son las de cambio de fase, porque os explicarán (mejor que como hago yo en este blog) cómo debéis estudiar los meses siguientes. Sobre las autoevaluaciones y mini-MIRes, lo cierto es que están bien, pero a mí me iba mejor repasar el LG y los manuales que hacer otras preguntas (muchas de ellas son también del LG, aunque alguna es propia de los profesores de la academia). No obstante, sé que algunos compañeros hacían muchas autoevaluaciones y les fue muy bien así, de modo que os recomiendo individualizar este punto y que veáis que funciona mejor con vosotros.

Las semanas de vacaciones.

En AMIR, por lo menos, en torno a la última semana de agosto, teníamos una semana de vacaciones y luego otra justo antes de empezar la tercera vuelta. No sé si se hace igual en todas las sedes, pero en la mía, por lo menos, el que te dieran la primera semana de vacaciones dependía de tu rendimiento, de si tu percentil subía o no subía, o no sé qué criterio absurdo (bueno, esto es mi opinión, pero a mí es que me parece absurdo, no puedo describirlo de otra manera XD ). Yo lo que he visto es que el percentil de las academias falla más que una escopeta de feria, así que no le daría la más mínima importancia. Sólo recomendaría estudiar en serio durante estas semanas si lleváis algo muy atrasado por algún motivo (no habéis podido estudiar durante unos cuantos días y tenéis un par de asignaturas a medias, habéis tenido que empezar una semana más tarde la preparación por otro motivo, os queda por hacer un simulacro, corregirlo o lo que sea). Más de eso, nada. Yo repasé durante las primeras vacaciones alguna cosa de cardio y no me sirvió para nada. Si no tenéis tareas importantes atrasadas y lo habéis trabajado todo en su momento, yo descansaría esta semana. Si os da cargo de conciencia (fue mi caso), sólo me quitaría una mañana o una tarde de un día y repasaría algún algoritmo de los más importantes (síndrome coronario agudo, síndrome de cushing, nódulo pulmonar solitario, etc) muy rápidamente y, después de eso, no haría nada más. Para repasar como tal ya están las otras vueltas, y cuanto más descansado se llegue a ellas, mejor.

En cuanto a la semana que hay entre la segunda y la tercera vuelta, yo considero obligatorio descansar. Ya sé que está cerca el MIR, que uno empieza a estar nervioso, etc. Pero es que lo que viene después es duro y hay que estar muy fresco, lo más fresco posible. No merece la pena, en serio. ¿Qué queréis repasar si para eso ya tenéis todos los siguientes meses hasta el día antes del MIR? Aquí hay que desconectar todo lo que se pueda para después darlo todo. Si leéis mi Diario MIR, veréis que yo aquí empezaba a estar muy quemada y a no rendir lo suficiente, y decía que había tomado la decisión de descansar durante esta semana pese a muchos compañeros iban a estudiar y me sintiese “irresponsable” por ello. Creo que ha sido la mejor decisión que he tomado con respecto a la preparación del MIR.

Y con esto terminamos la entrada sobre la segunda vuelta. No sé si se me olvida algo, en ese caso, ya iré actualizando. La siguiente entrada hablará de la tercera vuelta. Si cuando lees esto ya estás metido en la preparación intensiva del MIR, ¡mucho ánimo!

Anuncios

4 comments

  1. Has cogido velocidad con esto de las entradas postmir xD
    (para mi genial, que las leo cada poco).
    Me ha gustado tu idea de las listas. Yo tenía pensado hacer dos cuadernos: uno de apuntes y otro de preguntas MIR de los simulacros… No sé que te parece la idea, si la ves viable o qué… pero lo de las listas me ha gustado. De hecho, en MIR Asturias, al final del libro viene lo que llaman “repaso relacional” y son todo listas. A mi eso me ha ayudado mucho para repasar antes de un examen, pero con tu idea, lo personalizas 🙂
    Un beso y gracias por estas entradas tan chulas.

    Me gusta

    1. ¡Hola! Jeje sí, de hecho, ya tengo todas las entradas hechas y ya están programadas 🙂 . Es que lo quería hacer todo ya ahora que lo tengo reciente y más o menos tengo tiempo para dedicárselo al blog.

      Lo de las listas nos lo recomendó hacer la academia y si creo que merece la pena… Eso sí, algunas son muy laboriosas, como la de cosas contraindicadas. Me gusta tu idea, con la libreta de los errores de los simulacros aprovecharás mejor su corrección y los apuntes vienen genial para rentabilizar esos temas interminables de los manuales. Si te va bien además, pues no hay nada más que decir jeje 🙂

      Gracias por comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s