Consejos postMIR: Simulacros (I)

¡Hola! Ahora que he terminado ya con las impugnaciones (esperemos que el Ministerio sea justo y anule esas preguntas que tienen más de una opción correcta), voy con la siguiente entrada. Esta vez voy a hablar de los simulacros. Esta entrada será algo así como una introducción, además de una serie de pautas y recomendaciones. De cualquier modo, diga lo que diga, quiero dejar claro ya desde el principio que la mejor pauta es siempre la que a cada uno le resulte más cómoda.

estudiar-y-trabajar

1. Comprobar los datos personales, versión, firmar la plantilla…

En el examen MIR, cuando te llaman para entrar (por orden de lista), ya tienes asignado un asiento (a mí esto me sorprendió y nadie me lo dijo XD ). Después de leerte las instrucciones (es lo que pone en la portada del cuaderno de preguntas), te dan tu propio cuadernillo de preguntas y plantilla. Tanto en un documento como en otro, ya vienen impresos tus datos personales y tu versión (no es necesario que escribas tu nombre, ni tus apellidos ni tu DNI), así que lo que debes hacer es comprobar que todo es correcto: tu nombre, tus apellidos, tu DNI y versión (tanto en el cuaderno de preguntas como en la plantilla). Antes de esto o después (yo lo hice antes, para que no se me olvidara) hay que firmar la plantilla (todos los años hay alguno al que se le olvida firmar la plantilla… No hacerlo significa que lo tendrás que hacer el año que viene. ¡Ojo aquí!)

En el MIR existen distintas versiones para evitar que la gente haga trampas. En mi año hubo un total de 6 (V1-V6), que son las que te dan antes de empezar el examen. Después, existe siempre una versión 0, que es la de las incidencias. Es decir, si tienes un problema en tu versión 6 (hojas desordenadas, faltan hojas, etc), no te dan otro cuadernillo de la versión 6, si no que te dan la versión 0. Por eso, el siguiente paso, es comprobar, ANTES de empezar el examen, que el cuadernillo de preguntas contiene todas las páginas y que están en orden. No hace falta perder mucho tiempo: yo lo que hacía era abrir el cuadernillo y fijarme en el pie de página que después de la página 1 iba la 2, la 3 y así hasta la 32. Es un minuto de nada y te puedes ahorrar muchos problemas.

¿Qué pasa si me salto este paso y mi examen está mal? Pues que quizá te des cuenta del error cuando lleves 100 preguntas hechas. Entonces los funcionarios te darán la versión 0 y una nueva plantilla y deberás empezar de cero pero con casi una hora de retraso. Tened, por tanto, mucho cuidado. Si al principio del examen veis que está mal vuestro cuaderno de imágenes y os dan la versión 0 no os preocupéis y a por ello. Eso sí, si os dan una nueva plantilla, ¡acordaros de firmarla otra vez!

Tras esta introducción, volvemos a los simulacros. ¿Qué tengo que hacer entonces al principio?

  1. Firmar la plantilla
  2. Comprobar que el cuaderno tiene todas las páginas y por orden. Obviamente, la academia te lo va a dar bien hecho, pero yo siempre hacía esto al principio para acostumbrarme y que no se me olvidara el día del MIR.

Recuerda que en el MIR tendrías que mirar también que tus datos son correctos.

2. Contestar las preguntas

Existen tantas maneras de hacer los simulacros como opositores MIR. En general existen tres “grandes bloques”, por así decirlo:

  1. Preguntas asociadas a imagen.
  2. Preguntas no asociadas a imagen.
  3. Preguntas de reserva.

Las preguntas de reserva son las más importantes del MIR, por lo menos, las 4-5 primeras.  Estas preguntas van a contar SIEMPRE. Yo lo que hacía era contestarlas cuando llevaba ya unas 100 preguntas, que era el momento en el que estaba más concentrada. Pero si prefieres hacerlas al principio o en otro momento y te va bien, perfecto 🙂 . Lo que no te recomiendo es dejarlas para el final, aunque sea lo que más nos apetezca teniendo en cuenta que son las últimas.

Luego está lo de si empezamos por imágenes o por primera pregunta sin imagen. Lo mejor es, sin duda, ir practicando de distintas maneras y ver qué método va más contigo. Lo que sí está claro es que todas las preguntas valen lo mismo (suman lo mismo los aciertos en las preguntas sin imagen que en las que la tienen) y que no todas requieren el mismo tiempo. En general, para contestar a las asociadas a imagen necesitas más tiempo que para las que no la tienen y, además, cuando estamos empezando con nuestras primeras preguntas en el examen, vamos un poco más lentos porque estamos nerviosos. De este modo, si en el examen MIR no te diera tiempo a contestar todas las preguntas, podría pasar lo siguiente (un supuesto inventado):

  1. Empiezo por primera pregunta sin imagen y termino por las imágenes. No me da tiempo y me quedan sin contestar 5 preguntas.
  2. Empiezo por las imágenes y termino por las preguntas sin imagen. No me da tiempo y me quedan sin contestar 8 preguntas.

Por eso, al valer todas lo mismo, pero requerir las preguntas asociadas a imagen más tiempo que las que no, pienso que quizá son las “menos rentables”. Yo por eso las dejaba siempre al final. Pero si a uno le va muy bien hacerlas al principio o por el medio, pues perfecto también 🙂 .

Yo he cambiado varias veces mi forma de hacer los simulacros, hasta que al final di con mi método:

  1. Empezaba por primera pregunta sin imagen hasta hacer un total de 100 preguntas.
  2. Comía algo y a continuación iba con las de reserva.
  3. Seguía con el bloque de preguntas sin imagen hasta terminarlo.
  4. Comía otra vez y hacía las imágenes.

En cuanto a la comida… Yo llevaba unas barritas de cereales que me encantaban. Os recomiendo algo que os guste, que tenga azúcar y que no haga mucho ruido (chocolatinas, galletas, gominolas, frutos secos, etc…)

Otra puntualización: a partir del examen MIR 2016, el número de opciones de cada pregunta se ha reducido a 4. ¿Qué quiere esto decir? Que si bien antes, al existir 5 opciones, lo más probable es que al contestar todas al azar uno obtuviera -15 netas… Ahora dicha probabilidad se reduce a 0. Es decir, que aunque no te sepas una pregunta, lo más rentable es arriesgarse siempre y contestarla. No es recomendable dejar preguntas en blanco en el MIR. Sé que cuesta, que uno tiene la certeza de que la va a fallar y le va a restar, pero… Es lo que dice la Estadística. Si por cada 4 que contestas, fallas 3 y aciertas 1 (es lo que dice la probabilidad, ya que la posibilidad de acertar es 1/4 ó 1 pregunta de cada 4), se te queda en 0 (1 – 3 x 0,333333… = 0). Sería lo mismo que si las dejases en blanco. Pero, además, es muy raro que dudes entre 4 opciones porque ya sabes bastante Medicina y lo más probable es que puedas descartar, al menos, una opción. Entonces te sale mucho más a cuenta responderlas todas.

3. Pasar la plantilla

Existen dos formas de pasar la plantilla: hacerlo directamente en la hoja de respuestas al mismo tiempo que se marca la correcta en el cuadernillo de examen o hacerlo después por bloques de 50-60 preguntas.

Yo cambié de método varias veces. En la facultad, en los exámenes tipo test, lo que hacía era contestar directamente en la hoja de respuestas. Recuerdo el primer examen tipo test que hice en 1º de carrera y para mí, hacerlo de esta manera ha sido algo casi innato XD . Al principio de los simulacros seguía respondiendo de esta manera y me iba muy bien, pero en la academia nos recomendaron hacerlo por bloques. Así que estuve varios simulacros pasando la plantilla por bloques, pero cometía muchos errores pasando la respuesta a la plantilla y perdía varias netas. Así que al final volví a mi método del principio y me fue muy bien así. También cada vez que contestaba 50 preguntas hacía siempre un mini-descanso, tal y como hacía cuando pasaba la pregunta por bloques.

En cualquier caso, lo que nunca se debe hacer es pasar toda la plantilla al final del examen. Esto es muy peligroso, yo casi lo llamaría suicidio.

4. Revisar la plantilla

Esto lo hacía en todos los simulacros (por eso, aunque tenía todo pasado a las cuatro horas y pico aproximadamente, me quedaba en la sede hasta que terminasen las cinco horas). En este aspecto no nos han dado mucha información en la academia y, generalmente, se suele obviar, aunque yo creo que es fundamental. Más importante que estudiar y estudiar para llenar la mochila de conocimientos que llevaremos al examen MIR, es revisar que dicha mochila no tenga ningún agujero, o al menos esa es mi opinión.

¿Cómo lo hacía? Yo empezaba por las de reserva, después por las preguntas no asociadas a imagen y, por último, las imágenes. Abría el cuadernillo de preguntas y miraba sólo la opción que he contestado (no leía otra vez el enunciado, imposible que te dé tiempo). Entonces me solía acordar de la pregunta. Después leía la ÚLTIMA frase del enunciado, para cerciorarme de si me preguntan la verdadera o la falsa. Entonces revisaba que estuviese bien pasada la respuesta correcta a la plantilla.

De este modo, revisaba que todo estuviera bien pasado, pero también que había leído correctamente la pregunta (sólo con lo del verdadero o falso, si leía mal otras cosas, como, por ejemplo, una función renal deteriorada en el caso clínico que contraindicaba cierto tratamiento… No tenía remedio posible). Es un proceso laborioso, que requiere tiempo. A mí me solía llevar 45 minutos en los simulacros; en el MIR sólo tuve media hora para revisarlo todo y no pude mirar todas las preguntas (por fortuna sí pude cambiar una en el último momento y para bien). No sé si existe un método mejor, pero creo que, de cualquier modo, no daría tiempo a hacer mucho más.

5. ¿Cambio o no cambio la respuesta?

En la academia nos decían que no cambiáramos nada porque solía ser para coger la opción mala y que la primera impresión suele ser la correcta. Yo lo que os recomiendo es que probéis a cambiar o a no cambiar vuestra respuesta y comparéis si os beneficia o no. Es cierto eso de que lo primero que se nos pasa por la cabeza suele ser lo correcto, pero yo a veces subía netas cuando cambiaba la respuesta a última hora. Como anécdota, en mi MIR cambié la respuesta en 4 preguntas, y en 3 de ellas fue para elegir la correcta y, en la otra, para tachar la correcta y marcar una incorrecta. Cada persona es un mundo y, lo que a uno le puede ir bien, a otro mal y al revés.

Y nada más, hasta aquí esta entrada. En la siguiente hablaré de cómo ganar tiempo en los simulacros (los truquillos que a mí me han servido). ¡Hasta otra!

Anuncios

5 comments

  1. Hola… Mucha suerte con las impugnaciones, y muchas gracias por tu entrada -información muy útil y con cosas que no te cuentan y son de gran ayuda-. Saludos a todos los “paseantes preMIR” del blog.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola!! Me encanta tu blog, ahora mismo estoy preparando el MIR y me ayuda con algunas cosas que no te cuentan en otro lado. Tengo una pregunta que hacerte respecto a lo de pasar la plantilla:
    yo soy como tú, me gusta pasarlo directamente, la que sé segura la pongo directamente en la plantilla y si dudo dejo en blanco y sigo, así que cuando he hecho la vuelta de examen tengo ya todas las seguras puestas (y una idea más clara de como ha salido). Como a ti, mi tutora me recomendó por bloques, porque así no me distraía y no tenía peligro de dejarme hueco en blanco etc… pero eso me obliga a contestar las dudada cada 50 y eso no me acaba de gustar porque sé que tras haber hecho todas estoy más ágil para contestar dudadas.

    Sin embargo, como la plantilla es autocopiativa en el mir me da miedo que hacer este sistema en el examen sea problemático. Tu al final como lo hiciste? Me recomiendas volver a mi método, crees que no hay peligro de que se emborrone o lo que sea? Muchas gracias 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s