Mes: enero 2017

Crónica de un examen: ¡se acabó!

¡Hola! Antes de nada… ¡Muchísimas gracias por los ánimos, por los deseos de buena suerte, por todo! ¡Han tenido mucho efecto! Ya os contaré.

Además, hoy también estamos de celebración porque ‘Mi Maratón MIR’ ha superado las nada más y nada menos que… ¡10.000 visitas! Diez mil visitas de personas que han seguido toda esta aventura, con mis aciertos y mis errores. Muchísimas gracias a todos, otra vez.

fotolia_65093519_subscription_xxl_meta_530x3531

Hoy os voy a contar cómo fue mi día M. Llevo mucho, mucho tiempo deseando hacer esta entrada porque ello suponía el cierre y telón de toda esta etapa. De deciros… ¡Se acabó! ¡Y ahora a descansar!

Vamos a empezar desde el principio…

El día antes…

Tal y como os dije en la entrada anterior, a las 14:00 terminé de estudiar. Cerré Estadística para siempre y vi que me sobraba como media hora para poder repasar cosillas. ¿Qué hago? ¿Desconecto ya del todo? Estaba tan nerviosa que aproveché ese ratito de más. Los días antes no se me paraban de pasar algoritmos, tablas y cosillas por la cabeza que podrían caer y que no me sabía bien, así que… Me dediqué a despegar de la pared todos los post-its y venga ahí a leerlos rápidos para llevar todo eso en la memoria reciente. Creo que no es, a priori, lo más recomendable, pero a mí me alivió mucho hacer ese último repaso y saber que, si nos preguntaban algo de eso, lo podría acertar.

Y luego… Dieron las 14:00. Cerré todo ya, ahora sí definitivamente. ¿Las sensaciones? Extrañas. No estaba ni nerviosa ni tranquila. Muy raro todo.

Comimos en casa y después salimos mi familia y yo a comprar. Era extraño. Mi madre me hablaba y me hablaba y yo casi que ni podía concentrarme en lo que me decía jaja. Pero bueno, me sirvió para desconectar. Luego, en casa… Se me hizo interminable. Quería que fuesen ya las doce y media para irme a dormir y que se pasara todo lo más rápido posible. Y así estuve viendo la tele sin casi prestar atención hasta que llegó la hora. Había madrugado mucho ese día tal y como nos recomendaron en la academia para después tener sueño y dormir bien la noche antes del MIR. Me desperté sobresaltada a eso de las cinco, pero después volví a conciliar el sueño. Me desperté  a las diez y sentí que el sueño había sido reparador, así que genial.

El día M

Y ahora… Nerviosa. Logro comer algo y miro y remiro mi bolso para ver que lo llevo todo. Consigo comer algo y llego a la sede del examen a eso de las dos y media. Al menos ya he llegado al sitio, que todos los años hay un 5% que no logra hacerlo :S .

Me encuentro con mis amigos y todo bien. Empiezo a relajarme. Finalmente nos llaman. Consigo ir al baño rápidamente (¡menuda cola había!) y espero a que nos den los cuadernos de examen. Los funcionarios de mi mesa fueron MUY MUY agradables. Nos dejaron usar tapones y todo eso. Cuando terminamos, incluso uno de ellos nos aplaudió 🙂 . Me senté al lado de dos chicas muy majas que no conocía porque se habían preparado en otra academia, pero en seguida empezamos a hablar y conseguimos así reducir nuestro nivel de estrés previo al examen. Todo iba bien 🙂 .

A las cuatro y diez empezamos el examen. Misma rutina que en los simulacros: firmo, veo que mi cuaderno está bien (32 páginas… ¡Examen corto! Me gusta) y compruebo mis datos y versión.

Empiezo. Nervios. Creo que desde fuera del aula se pueden oír mis palpitaciones 😄 . Me tocó la versión 6, así que empecé con el bloque de Miscelánea: preguntas raras de anatomía patológica, alguna pregunta de digestivo por ahí suelta 😄 . En esta parte tenía la sensación de o bien estar enfrentándome a un examen difícil o estar haciéndolo mal. No fue muy agradable.

Pero a medida que avanzo veo que las preguntas son ya mucho más sencillas. Mucho libro gordo, cosillas con las que nos insistieron mucho en las clases, otras que ni idea… Algunas se podían deducir y otras no. Me apetece dejar alguna en blanco, pero me arriesgo y las contesto todas como nos repitieron mil veces en la academia.

Hago las cien primeras y paso a las de reserva. Ahora me puse un poco más nerviosa. Miré el reloj e iba con quince minutos de retraso con respecto a los simus. No me agobio porque los últimos simulacros de AMIR fueron una pasada en cuanto a extensión y aún así me dio tiempo, así que… Pensé en positivo 🙂 .

Termino las de reserva y sigo. Veo que hay alguna pregunta impugnable, en la que dos son verdaderas o dos son falsas. Pienso que esto ocurre todos los años, así que contesto la que creo más correcta y sigo.

Termino y empiezo con las imágenes. Tal y como nos dijo Borja, el cuadernillo de imágenes ni lo abro hasta que no empiezo con este bloque porque sólo sirve para sugestionarse con la dificultad del examen y lo mismo al leer el enunciado es fácil. Veo que son muy similares a las de los simus que hicimos: anatomía por aquí y por allá, alguna pregunta difícil  pero que con el enunciado se podía sacar, otra que ni con esas y que sea el azar quien decida… De todo un poco 🙂 . Cuando veo el flunnel-plot no me lo puedo creer. Me acuerdo de la magnífica clase que nos dio Carlos Corrales y su: “Ahora vamos con el show del metaanálisis”. En cuanto vi esta pregunta supe que hice muy bien en confiar en este equipazo que es AMIR. ¡Cracks!

Me queda media hora para revisar la plantilla. Aún así, no me dio tiempo a mirarla del todo, pero bueno, salí con una buena sensación. Identifico a última hora un despiste y cambio la respuesta. Nos dicen que se acabó. Entregamos y nos devuelven una copia sellada. Libreeeeeeeee.

A la salida… Pancartas, la gente celebrándolo, abrazándose, llorando de felicidad. Fue un momento mágico. Abrazo a mi familia: ¿qué tal? ¿qué tal?. Lo comentamos entre nosotros: había impresiones para todos los gustos. Me entero de que se hace una fiesta no sé donde, pero a mí lo único que me apetece es irme a casa. Ya saldré otro sábado, porque ayer iba a estar todo el mundo hablando del examen y prefería desconectar del todo. Además, con mi chándal y mis pintas no me apetecía tampoco volver a casa, adecentarme y luego volver a salir. Si fuera el día de Halloweeen igual hasta me lo pensaba porque no necesitaba disfraz 😄 .

La madrugada del examen…

Intenté dormirme, pero no pude. Se me pasaban por la cabeza UNA Y OTRA vez las preguntas dudadas. No pude vencer la tentación de abrir el manual para buscar la respuesta correcta. De verdad, qué cruz. Abro el Facebook a eso de las dos de la mañana y veo que AMIR ya hizo su corrección del examen. ¿Debo o no debo? Viendo que me estaba casi volviendo loca por la incertidumbre decido meterla ya, sólo para ver las netas y  pensar que ya no tiene remedio darle vueltas al asunto.

Lo intento, pero veo que no deja meter la versión 6. Unos minutos más tarde sí es posible. Pues allá voy. La introduzco y reviso que esté bien. Aceptar. Y…

¡¡¡Mi mejor simulacro!!! Casi 7 netas más. Tooooma. Y 11 por encima de mi objetivo (que ni siquiera sé si lo es, porque he cogido el típico servicio que tiene buena fama pero no tiene por qué ser el mejor sitio para hacer la residencia).

Peeeeero… El examen ha sido, en general, fácil. Hoy por la mañana veo que, con más de 1000 exámenes introducidos, el puesto estimado me ha bajado. Aunque… Puedo estar entre los 1.000 primeros y hacer cualquiera de las especialidades que me gusten. Me he ganado un postMIR algo tranquilo, aunque nunca se sabe… Todavía me acuerdo de lo que pasó en 2015… Resultó ser el examen más fácil de la historia y hubo decepciones con las estimaciones que hicieron las academias y tal. Y todavía queda ver la plantilla definitiva y todo eso, que las impugnaciones también pueden fastidiar lo que a priori fue un buen examen.

Nada más. Muchas gracias a todos y enhorabuena porque hemos podido llegar hasta aquí 🙂 . En estos días haré una entrada para explicar con detalle cómo ha sido mi experiencia con AMIR y poder ayudar así a esos estudiantes que tienen que escoger academia.

¡¡Qué empiece el postMIR!!

Dudas, nervios, ilusión… A 24 horas del MIR

Ya está. Ya está. Hoy hemos cerrado el manual de Estadística para siempre y ahora nos tocará descansar para hacerlo lo mejor posible. Todavía no me lo creo. Lo que estoy sintiendo en estos momentos es… No lo puedo describir. Nervios, dudas, cansancio, miedo, ¡mucho miedo! Pero también debemos sentirnos todos muy orgullosos por haber podido llegar hasta aquí, por tener esa fuerza de voluntad tan extraordinaria y por todo el esfuerzo y empeño que hemos puesto sólo para poder trabajar como MÉDICOS en el Sistema Público de Salud, para salvar vidas, para ayudar a los demás, para consolar siempre. Es como una mezcla extraña de sentimientos contrapuestos, como sentir todo eso junto a la vez y nada al mismo tiempo.

frases-de-tranquilidad

Os deseo a todos los opositores muchísima, muchísima suerte, y que éste sea vuestro mejor examen. Que hagáis realidad vuestros sueños, porque os lo merecéis y porque con ello construiréis allá donde vayais, un mundo mejor. Os quería agradecer también, una vez más, todas esos comentarios deseándome mucho ánimo. Si he llegado hasta aquí, ha sido también gracias a vosotros. A veces me sorprende cómo personas totalmente anónimas son capaces de escribirle a un desconocido todas esas cosas tan bonitas. Muchas gracias, de verdad.

Y ahora… A desconectar estas últimas 24 horas con mis seres queridos (lo que han tenido que aguantar… Yo creo que han sufrido estos meses mucho más que yo).

Gracias a todos y… ¡SUERTE! ¡SUERTE! ¡SUERTE!

Fase final

Final… Ya esta palabra lo dice todo. El fin se acerca (qué catastrófico me ha quedado) y yo por fin voy asumiéndolo.

vemasalla1

Estoy muy cansada (qué novedad, ¿eh?), pero como nunca lo había estado hasta ahora. Tanto, que ni siquiera me he pasado por aquí para desearos una feliz navidad o un feliz año nuevo (pero nunca es tarde, ¿eh? Así que por aquí mi felicitación 😄 ). Esto es como lo de las muñecas rusas, que crees que no podrías acumular más cansancio y estrés, pero… Qué va. En cuanto destapas hay más y más, y cada semana se te hace más cuesta arriba. Hasta ahora que podemos ver claramente el final, entonces todo habrá terminado (de momento).

Hay veces que leo y estudio y es cómo si no pudiera memorizar nada más, como si ya hubiera tocado mi techo. Es como si lo que he refrescado de Digestivo se comiera lo que ha había repasado antes de Nefro, y ésta última lo que ya había recordado de Otorrino. En cierto modo podría ser verdad, puesto que llevo sin avances en los simulacros desde octubre, y no exagero. Me he quedado ahí estancada y es lo que hay, con alguna pequeña subida y bastantes decepcionantes bajadas. Tampoco me voy a martirizar por ello, creo que he hecho todo lo que he podido (haber estudiado más habría sido intercambiar netas por salud, me temo 😄 ) y lo que tenga que ser, será. Si no puede ser mi primera opción en la lista, lo será la segunda, la tercera o la décimo novena. Yo ya estoy orgullosa por todo lo que he aprendido. Ahora me estoy preguntando para qué existen las Facultades de Medicina, si la teoría cuando la aprendes de verdad es en el MIR pagándote tú una academia y la práctica real la adquieres durante la residencia… Son cosas que me hacen pensar, la verdad. Pero eso es otro tema.

La siguiente fase es ya la última, como decía. Ahora toca repasar dos asignaturas por día, salvo en aquellas que son más importantes y densas para lo que te dan día y medio. La verdad es que no sé muy bien cómo enfocar esta fase porque, como ya había leído por ahí, es un poco un “sálvese quién pueda”. Supongo que haré buen uso de la libreta/chuletario que llevo haciendo en tercera vuelta, donde tengo todas las cosas importantes que siempre se me olvidan, un buen uso del LG y por el manual lo que me dé tiempo según el orden de rentabilidad. Espero que al estar todo fresco pueda ir rápido, no como en esta fase que había temas que parecía que no me los había leído en la vida y tenía que andar ahí estudiando todo como al principio, perdiendo tiempo. También es la fase de ir cerrando para siempre los manuales. Puede dar miedo cerrar un manual sabiendo que no vas a poder repasar nada más, pero, si os digo la verdad, yo estoy deseosa de cerrar para siempre Pediatría o Infecciosas jeje. ¡No las soporto!

Ahora mi mayor preocupación es hacer un mal examen en el MIR debido a nervios, imprevistos, etc. El control del tiempo es lo que más me ocupa en estos momentos, porque he vuelto a sobrepasar las dichosas 4 horas. Creo que los simulacros que nos van a poner ahora son mortíferos, dificilísimos y súper largos (44 páginas me llegaron a decir), así que espero que me sirvan para entrenar mucho ese aspecto, aunque luego meter la plantilla dé miedo (creo que vamos a bajar todos sí o sí, así que tampoco habría que tener mucho miedo 😄 ).

Y, por último… Un “hasta ahora”. Estoy segura de que ésta va a ser la última entrada en mi etapa “pre-MIR”, porque ahora voy a tener que concentrarme cuerpo y alma en estas últimas semanas, para ver si puedo “arañar” algo más y que se quede en mi cabeza (ojalá 😄 ). Muchas gracias a los que os pasáis por aquí y sobre todo a los que comentáis. Cuando pase todo ese caos que hay después del MIR, que si meto o no meto la plantilla, que si ahora con la provisional del Ministerio he bajado netas y estoy por los suelos, que si impugnaciones, que si han anulado lo que les ha dado la gana y otras preguntas que están mal ahí siguen… Haré una serie de entradas con consejos post-MIR, ya que a mí me ha servido mucho nutrirme de la experiencia de otros bloggeros (como la Dra. Nova y Marrow, muchas gracias desde aquí) y espero contribuir como pueda. También quería aprovechar para dar las gracias a José María por todas esas tablas que realiza de forma altruista y nos permiten tener un punto de partida para embarcarnos en esta aventura. Quizá haga también una entrada sobre la academia porque muchos estudiantes me preguntan por ella y sé que a lo mejor les interesa conocer con mayor profundidad cómo es el método (ya os digo que, independientemente de cómo me vaya en el MIR, estoy muy contenta con ellos y repetiría 🙂 ) .

Multiethnic Group of Hands Holding Gracias

Dicho esto, muchísimas gracias. Cómo dicen por allí, en nada… “Nos vemos en los hospitales”.