Mes: septiembre 2016

Semanas 11 y 12

¡Hola a todos! Aaaaaal fin es domingo y hoy tenemos por aquí un día precioso para disfrutar con la familia y los amigos (todavía me soportan aunque sólo esté disponible a partir de las 19h y los domingos). Al menos durante esta semana podremos descansar el domingo, porque la siguiente lo veo imposible. ¿Por qué? Pues porque ya tenemos fecha definitiva para el examen MIR (28 de enero de 2017) y mañana lunes se abre el plazo para presentar la documentación y matricularse, con sus correspondientes colas porque te han de compulsar muchos documentos y pierdes, literalmente, toda la mañana. Así que ese día a descansar y el domingo a estudiar. Jo jo jo. Pero sobreviviremos, vaya que si lo haremos 🙂 .

No sé cómo habrá reaccionado el resto de opositores, pero en cuanto vi el BOE y fui leyendo todo me fui poniendo, por primera vez en todos estos meses, muy nerviosa. No sé por qué, pero es como si ahora todo fuese más serio que al principio. Quizá sea también porque ya estamos bien entrados en septiembre y a dos escasos meses de comenzar la tercera vuelta, fase a la que tengo mucho miedo.

Pero vayamos hablando de cómo me fue estas dos semanas…

Motivación y cumplimiento del horario

Ya os había comentado en la entrada anterior que durante estos meses justo después de las vacaciones teníamos las asignaturas más complejas y densas de toda la preparación, o así lo veía yo. Así fue, efectivamente. Durante la primera semana me he tenido que enfrentar a Digestivo, asignatura a la que siempre le tuve manía ya desde la carrera… Y seguimos sin llevarnos muy bien jaja. El tiempo se me echó encima con esta asignatura-tocho y, además, el planning de la academia no me pareció, desde luego, el mejor. El día que me tocó estudiarme, por la mañana, cirrosis hepática y sus complicaciones y, por la tarde, los tumores hepáticos me quería morir XD. El último día, generalmente reservado para repasar la asignatura, la academia ni nos propuso un día completo sino que ya nos metió los primeros temas de Nefrología, siendo además los más importantes. Vamos, un cuadro. Prioricé mucho los temas más importantes y reorganicé un poco el calendario de estudio y más o menos la dejé bastante decente, aunque podría haberlo hecho mucho mejor y no estoy del todo satisfecha. Además, la mayor parte de los días, ocho horas diarias de estudio no me han sido suficentes y he tenido que subir a las 10 diarias. Evidentemente, acabé agotada.

Y la siguiente semana… Nefrología. Otra asignatura a la que tenía miedo, pero no mucho odio. Pues, al final, me pareció bastante agradecida de estudiar. El planning me pareció muy correcto porque daba tiempo a estudiarlo todo, así que por eso estoy contenta. Además, he podido aprovechar para repasar algún tema de Digestivo que no llevaba especialmente bien. Pero además… Creo que es una asignatura que da muchas netas, porque para acertar sus preguntas has de haberla estudiado antes y bien, por eso creo que es de las que diferencia a unos opositores de otros. Por otro lado, me parece una gozada ser capaz de responder correctamente a las preguntas de las glomerulonefritis en los simulacros cuando justo la semana antes las contestaba a voleo todas jajajaja. Siento que tiene hasta mucho mérito 🙂 .

Simulacro 20

Otro más 🙂 . Ya lo echaba de menos porque la semana anterior no habíamos hecho ninguno.  Otro simulacro largo, creo que con 36 hojas, además de 30 imágenes. Y lo hice en… ¡4 horas y 3 minutos! Qué bien, parece que con tanto simulacro y libro gordo he conseguido hacerlos rápido para ir bien segura al MIR.

¿Cómo fue este simulacro? Bueno… Pues me pareció algo atípico, aunque creo que en AMIR todos los simulacros son un poco atípicos para irnos preparando para lo peor jaja. Empecé por primera pregunta sin imagen como hago siempre y empezamos con el bloque de miscelánea, preguntas de anatomía y fisiología… Supongo que para despistar y descolocar un poco. Cuando llegué a las preguntas de digestivo, me esperaba ser capaz de responder muchas con seguridad… Pero no. Totalmente atípicas. Nada de cirrosis, de hepatitis víricas, de hepatocarcinomas, de cáncer colorrectal y enfermedad inflamatoria intestinal… Nada. Salí un poco desconcertada de este bloque, la verdad, aunque luego viendo los resultados no me fue tan mal.

El resto más o menos sin cambios. La alegría del día fue llegar a Nefrología y ver que han dejado de sonarme las cosas a chino. Como cuando me estudié hematología en su día jajaja.

¿Los resultados? Nos mantenemos igual que el simulacro 18, subida con respecto al 19. Eso sí, subida del percentil porque fue un poco más difícil y bajó la media, o eso dicen al menos las estadísticas cuando lo vi hoy por la mañana. Así que interpreto que he subido jaja.

Me había puesto un objetivo de netas para septiembre y me he quedado un poco a las puertas. Es un poco fastidio porque el siguiente simulacro es bien entrado octubre y sólo entonces sabré si he sobrepasado el objetivo o no. Pero… ¿a quién le importa? Vamos aprendiendo y haciendolo mejor cada día y eso es lo importante 🙂 .

Y ahora… A organizar el papeleo para matricularnos en el examen MIR 2017. Todavía no me lo creo, pero sí, llegó al fin el momento 🙂 .

Anuncios

Semana 10

Y después de las vacaciones, volvemos otra vez a pelearnos con los manuales, los subrayadores, a pegar el culo en la silla y a darlo todo para el MIR 2017. Ya llevamos en esto dos meses y medio, el tiempo se pasa volando y los resultados van mejorando progresivamente 🙂 . Efectivamente, tal y como nos comentó el director de la academia en clase, en nada estaremos en noviembre, pero, en lugar de asustarnos, lo que tenemos que hacer es alegrarnos porque esto se acabará rápido y podremos ser residentes en menos de lo que canta un gallo 😀 .

Man jump through the gap on sunset fiery background.

Motivación

Y bien. Después de las vacaciones, al menos según mi planning, parece que viene lo duro: Nefrología, Infecciosas, Neurología, Digestivo… Nos tocan los “huesos duros de roer”, pero también las asignaturas que nos darán muchas netas. Así que, si bien el ritmo de estudio ha sido más intenso (o así lo percibí yo al enfrentarme a asignaturas más complejas), lo he afrontado con optimismo, como un reto, y creo que más o menos he trabajado muy bien durante esta semana. Además, las vacaciones se han notado y me he visto menos cansada y más centrada en mi día a día. ¡Espero seguir así!

Simulacro

Tocaba hacer otro simulacro, aunque ahora, al tener que enfrentarnos a asignaturas más complejas y que requieren un mayor número de horas, tendremos una pequeña racha en la que haremos simulacros cada dos semanas. En parte es un fastidio porque a mí me gusta hacer uno todas las semanas en lugar de estar más tiempo en clase o estudiando, pero también supone una tregua porque corregir un simulacro cada semana es también agotador y es un tiempo que tienes que restar de tus horas de estudio. Por cierto, yo no lo hago en los días que nos marca la academia para ello, sino que, después de comer, corrijo cada día 50 preguntas y 35 el viernes. Así se me hace más llevadero 🙂 .

Bien, he salido muy contenta de este simulacro por dos motivos. El primero es que, POR FIN, lo he terminado en 4 horas, y no porque fuese precisamente corto. De hecho, tenía 30 imágenes y unas 36 hojas, así que fue un examen largo. El segundo motivo es que me salió bien, es decir, tenía una buena sensación. Al meter la plantilla comprobé que el resultado ha sido ligeramente inferior al anterior (4 netas menos y un 5% menos de percentil de momento), pero, de todas formas, estoy muy contenta porque ha sido un buen resultado y todavía queda mucho camino por delante para seguir mejorando 🙂 .

Hasta ahora, durante la segunda fase, nunca había sido capaz de terminar un simulacro en 4 horas. En realidad, para el examen MIR tienes cinco, pero es bastante común y frecuente ir más lento e inseguro en el examen MIR real debido a los nervios. De hecho, casi todos mis amigos que han hecho el MIR este pasado febrero de 2016 me han comentado que no les ha dado tiempo a revisar la plantilla y que han invertido las cinco horas simplemente en hacerlo. ¡Ha habido gente a la que no le dio tiempo a terminarlo! Y esto último siempre le ocurre a alguno, en todas las convocatorias. Yo por eso quería ir bien preparada y ser capaz de hacerlos en, como máximo, cuatro horas, para que luego en el MIR real me pase lo que me tenga que pasar, pero NO que no me dé tiempo.

De todas formas, he “pagado” la rapidez con un mayor número de fallos tontos (que siempre tengo, aunque me quede a revisar el examen 😦 ). He revisado rápidamente las respuestas correctas en la aplicación del móvil y creo que he fallado 2-3 preguntas por haberlas leído mal. Pero bueno, a todo se aprende y quedan todavía muchos simulacros por hacer 🙂 . Seguro que encuentro la forma de prestar más atención e ir rápido de todas formas.

Y esto es todo, ¡de momento! Ahora vamos a disfrutar de este primer domingo de septiembre haciendo algún plan divertido por ahí. ¡Hasta la semana que viene!