Mes: agosto 2016

Carta a un opositor MIR

Esta carta de la dedico a ti, como me la podría dedicar a mí misma. O a cualquiera que esté luchando por conseguir algo difícil y que merezca la pena y, un día cualquiera, flaquee en fuerzas.

61d

Ya sé que llevamos unos días… Raros. De esos en los que crees que un día puedes con todo y el siguiente crees que fracasarás el día en que te la juegas el esfuerzo de tantos meses. A eso hay que sumar la monotonía del día tras día y la distancia, si te has ido a preparar el MIR a otra ciudad. Y luego las presiones internas y los rumores, de que Fulanito ya tiene tantas netas y las comparaciones con los demás que no deberían de tener sentido alguno.

Esta carta de la dedico a ti, si hoy es un día de esos. Ahora lo que te pido es que te detengas un segundo y hagas repaso mental de todo lo que has afrontado hasta ahora. ¿Te acuerdas del instituto, de cuando hiciste la Selectividad? ¿De los nervios, la incertidumbre, las dudas? Pero tú lo superaste todo: te admitieron en alguna Facultad de Medicina de este país, por tus propios méritos, por tus propios coj***s. Pero claro, eso no ha sido nada en comparación con lo que has tenido que aguantar durante seis largos años: temarios imposibles, asignaturas que son la criba, horarios y largas jornadas de trabajo y estudio no aptas para todos los mortales… Y suma un largo etcétera. Y, aún así, has vuelto a poner punto y final a otra etapa dura y difícil. Todo un mérito.

Y ahora, ¿qué? Pues más de lo mismo. Esto del MIR va de chapar, de hacer los simulacros, de corregirlos… A priori es sencillo, ¿o no? Y de eso de estudiar podríamos decir que tenemos una larga experiencia, de esa con la que puedes rellenar 13 CVs sin pasarte de largo. Lo único que hace difícil una oposición de este estilo es… Creer en uno mismo. Y saber que uno puede hacerlo, puede conseguirlo, si trabaja lo suficiente y mantiene esa motivación, esa ilusión por conseguir hacer aquello por lo que nació.

Escribe bien grande lo que quieres y ponlo ahí donde lo puedas ver siempre. Sí, ahí donde has puesto innumerables post-it y otras armas de guerra para el MIR. Y lucha por lo que quieres ser, lucha cada día, por ese médico que se preocupa de verdad por sus pacientes. Porque, reconozcámoslo, si te has metido a esto, es porque eres todo un valiente. Piensa en cuál puede ser tu trabajo mañana. Piensa que tú te has metido a esto porque sabes que mañana puedes estar haciendo guardias de urgencias de 24h sin parar, que te pueden llamar de la planta porque hay una parada y hay que correr como nunca has corrido en tu vida, que puedes tener que correr porque el feto tiene una bradicardia grave y hay que hacer cesárea, que hay que ir a quirófano corriendo porque ese paciente tiene una rotura esplénica después de un accidente de tráfico y hay que resolver la causa de ese sangrado y cuanto antes. Piensa detenidamente todo lo que estás dispuesto a hacer por y para tus pacientes. Y ahora dime una cosa, ¿de verdad tienes tanto miedo a un simple examen tipo test de 235 preguntas?

A por todas.

Firmado,

Otro opositor como tú.

Anuncios

Apps útiles para el MIR

Esta es una entrada que estará en constante actualización, en la que iré colgando las aplicaciones que considere que son útiles para preparar el MIR, o cualquier oposición, o simplemente para estudiantes universitarios. A priori la lista va a ser cortita porque, por el momento, desconozco otro tipo de aplicaciones y, simplemente con las que pongo aquí, me las apaño muy bien. No obstante, si alguien se pasa por aquí y conoce alguna más que pueda ser de utilidad, no estaría mal que nos lo hiciese saber a todos a través de los comentarios 🙂 . Por supuesto, todas ellas se pueden descargar de forma totalmente gratuita.

apps-mobile-smartphone-ss-1920-800x450

Dicho esto, empecemos…

Self Control for Study

“Me pongo a estudiar. Buff, qué rollo. Voy a mirar el facebook. Y ahora el WhatsApp, a ver que dicen por el grupo. Y ahora voy a navegar un poco por el móvil. Y ahora…”

¿A quién no le ha pasado esto? Con esta aplicación puedes, durante las horas que tu programes, bloquear desde tu móvil el acceso a todas las aplicaciones del móvil que tú quieras. La verdad, ojalá supiese mucho antes que tal cosa existía, porque suelo procrastinar mucho tiempo con el móvil. Ahora lo tengo programado de tal forma que, cuando me toca estudiar, no puedo perder el tiempo en las redes sociales y no me queda otra que darle caña a los manuales. La verdad es que está genial.

Enlace de descarga aquí.

Sticky Notes

Los post-its. Reconozco que, durante la carrera, no me había hecho ni un sólo post-it porque nunca fui muy fan… Y ahora, digamos, que casi subsisto gracias a ellos. A mí me gusta a veces ponerme algún post-it en el móvil para ir repasando casi sin darme cuenta cualquiera de las listas míricas que hay que saberse y que no me entran ni con calzador. Con esta sencilla aplicación, te puedes poner varios post-it de colores y echarles un ojo cuando estás de viaje y no tienes los manuales o cuando simplemente te apetezca toquetear el móvil.

Enlace de descarga aquí.

MirMeApp

De momento, no he utilizado mucho esta aplicación. Aquí podrás volver a hacer las preguntas de los exámenes MIR de los últimos años e irlas corrigiendo. Si un día uno no tiene los desgloses o el libro gordo a mano, esta aplicación le puede ser útil.

Enlace de descarga aquí.

Otro tipo de aplicaciones

Cada academia tiene, además, sus propias aplicaciones para facilitar las tareas del alumno. Yo particularmente utilizo mucho la de AMIR para ir subiendo la plantilla de los simulacros -se puede hacer también con el ordenador, pero por el bien de tus dioptrías… Hazlo mejor con la App-. Con ella también puedes corregir los simulacros. Si estudias en una biblioteca, te será muy útil porque llevar el portátil es una lata.

Enlace de descarga aquí.

Y, de momento, nada más. Espero que a alguien le haya resultado útil. Yo, la verdad, que algunas de estas aplicaciones me están facilitando mucho el estudio y han sido toda una revelación para mí. Por eso, si descubro alguna cosa más, iré actualizando poco a poco esta lista.

Y ahora… ¡A seguir disfrutando de las vacaciones!

Ya están aquí las esperadas vacaciones

Y, finalmente, cuando una ya estaba aburrida y viendo casi doble por sistema cada vez que se enfrentaba a los manuales, han llegado las esperadas y muy necesarias vacaciones. Sí, en esta semana tan extraña en la que vas a comprar a los supermercados y ves ahí a los padres reservando los libros de texto y comprando ya el material para la vuelta al cole de los peques. Son las particularidades de la vida del opositor MIR, pero lo mejor llegados a este punto es tomárselo con humor 🙂 . Además, siempre había pensado que esto iba a ser mucho peor de lo que es realmente. Si algún estudiante de Medicina se topa con este blog, que sepa que esta etapa requiere de mucho esfuerzo, sí, pero si te gusta la Medicina, crees en lo que haces y no dejas que las circunstancias o que un mal resultado te hundan, es una maravillosa oportunidad para ir aprendiendo Medicina de verdad tal y como nunca han sido capaz de enseñarte en la universidad. A mí al menos es algo que me motiva a veces, descubrir asignaturas que nunca te habían llamado la atención y ver cómo todas ellas son bonitas si uno abre un poco la mente.

shutterstock_97739021

La semana anterior fue… Agotadora. Al menos he tenido que lidiar con una asignatura muy asequible para el MIR y muy cortita, pero da igual, mi cabeza sólo me pedía vacaciones. Además, he tenido algún pequeño traspiés con el horario, y es que… ¡Madrugar se me hacía algunos días imposible! De modo que fui un poco flexible con esto y empezaba más tarde y terminaba también más tarde, manteniendo el número de horas recomendadas. No obstante, espero para después de las vacaciones ser capaz de seguir estrictamente el horario que tenía antes porque me permitía terminar a las  siete de la tarde y luego podía hacer lo que quisiera 🙂 . De todas formas, me siento muy satisfecha con el trabajo realizado las dos semanas pasadas.

Simulacro

Más corto que los anteriores y con menos imágenes. Me ha parecido más difícil que los dos anteriores y recuerdo haber dudado mucho contestando las asignaturas ya estudiadas. Una vez más, lo he terminado en cuatro horas y quince minutos (cuando yo los quiero hacer en cuatro horas máximo, pero me es imposible). Subí la plantilla nada más llegar a casa (tengo siempre esa manía) pensando que había bajado un poco y ya mentalizada para no llevarme un chasco pasara lo que pasara. Bien, pues no sólo había subido netas, sino que, por fin, he conseguido mi mejor resultado en netas hasta ahora (el mejor de ellos antes había sido un simulacro que había hecho en primera vuelta… Triste pero cierto) y otra subida significativa del percentil (aunque esto varía mucho y ya no lo tengo muy en cuenta para valorar mi progresión). Vamos, que estoy contentísima. Además, casi casi he llegado a mi objetivo de netas que tenía previsto para el mes de septiembre, así que estoy aún más motivada. ¡No todo iban a ser malas noticias! En el MIR es frecuente tener subidas y bajadas; por ello es fundamental ver siempre las cosas con perspectiva y no hundirse por encontrarse con un pequeño bache, ya que a todos nos pasa o nos pasará y es totalmente normal.

Y dicho esto, sigo con mi semana de descanso. Tenía previsto haber repasado algunas cosillas el domingo o la mañana del lunes y la verdad es que lo he procrastinado muy descaradamente 🙂 . A lo mejor hoy por la noche me animo y miro esas cosillas importantes que se me van olvidando ya… Pero sin obsesionarse, que sólo tengo una semana de verano 😀 . Además, tengo planeado un viajecito y me hace mucha ilusión 🙂 .

Semana 8

Aquí volvemos otra vez a actualizar el blog después de esta semana agotadora. En ella nos hemos tenido que enfrentar a una asignatura densa y con unos 30ºC de calor, así que me alegro mucho de haber sobrevivido esta semana. Por lo menos, la asignatura me encanta, ya que entra dentro de una de las especialidades que quiero hacer.

1-cansado-de-estudiar-sueno-dejarlo-todo-para-el-ultimo-dia-vagueza-estudios

Motivación

¿Cómo hemos estado esta semana? Pues si la anterior os había contado que me encontraba bien, estaba muy concentrada y ya me había habituado más o menos a estudiar tantas horas a la semana, aquí ya me he tropezado un poco. No sé si es el calor, el cansancio de llevar dos meses preparando de forma intensiva el MIR o varios asuntos personales, pero esta semana se me hizo muy cuesta arriba.

A lo largo de la semana siempre había conseguido terminar de estudiar todo lo que me tocaba a tiempo, aunque terminar de afianzarlo un poco mejor no me hubiera sobrado en absoluto. Pero fue llegar el viernes, tener un cansancio enorme, haber dormido mal por la calor, tener un dolor de cabeza que no se me iba con antiinflamatorios… Y no pude continuar. Después de comer, terminé de repasar como pude los temas de por la mañana, hice la segunda vuelta del libro gordo y cerré los manuales y a otra cosa. Descansé todo lo que me quedaba del día porque, literalmente, no podía más. ¿Qué hice para recuperar esos temas de por la tarde, programados para este pasado viernes? Me los estudié esta mañana, domingo, y mucho mejor. Hoy me desperté sin el despertador, desayuné bien sin prisas y me puse con lo que no pude terminar el otro día y en un par de horas arreglé el desaguisado. Desde la academia nos prohíben estudiar los domingos y, la verdad, si alguien lee esto yo le recomiendo descansar mínimo un día a la semana sin hacer nada relacionado con el MIR, pero aquí reconozco que no tuve más remedio y creo que hice bien así.

Simulacro

En mi estado de enajenación mental + cansancio extremo, me esperaba hacer un desastre de simulacro. Nada más lejos de la realidad, por sorprendente que parezca. Era un examen largo, con 30 imágenes y de estructura muy simular al atípico MIR 2016. Comencé a hacerlo siguiendo las instrucciones que os comenté en otra entrada  y, a medida que lo fui haciendo, me sentía muy cómoda. Nuevamente, volví a terminarlo en cuatro horas y 15 minutos, cuando me propongo muy seriamente reducir mi tiempo a 4 horas, pero bueno, no es muy grave. Después aproveché para revisarlo y me pareció que había dudado en casi todas las preguntas, que casi todo lo había contestado por intuición y no por conocimientos y, además, me dio por cambiar muchas preguntas a última hora, dado que en ese momento se me antojaba como respuesta correcta otra opción de la que había marcado antes. Entonces ya no tenía la sensación de haber hecho un buen simulacro, si no de haber estado atontada y no saber bien qué había hecho.

Al volver a casa, metí la plantilla con bastante miedo porque pensaba que había bajado otra vez en netas. ¡Pero no! Había subido considerablemente tanto en netas como en percentil. En fin, cosas que tiene la vida. Eché rápidamente un vistazo a todas las preguntas para ver cómo me había ido en esas que había dudado tanto y comprobé como acerté muchísimas de las que no tenía ni un solo motivo real para escoger ésas como respuestas correctas/falsas pero, simplemente, “me sonaban”. Al haber estado tan empanada haciendo el simulacro (sudaba a chorros porque no había aire acondicionado y no había sitio al lado de la ventana), simplemente me dediqué a contestar las preguntas con lo primero que se me pasó por la cabeza en lugar de rayarme y ver cosas donde no las hay, de modo que mejoré mucho los resultados de los últimos simulacros. Y bueno, las que había cambiado en el último momento, han sido para coger la correcta, cambiando la opción “más razonable” por “la que más me sonaba/mejor me gustaba inicialmente”. Conclusión: fiarse más del instinto en lugar del “¿y si fuera esto por x e y?” y de pensamientos raros que nos llevan a fallar preguntas.

También, cuando dudaba entre dos, en preguntas que suelen ser un poco ambiguas o que puede haber más de una opción falsa, me preguntaba: ¿Qué es lo que va a contestar aquí la mayor parte de la gente? Y yo entonces contestaba esa. Creo que es una pregunta muy inteligente que te puede llevar a mejorar el percentil, porque si fallas esa pregunta te irás con la mayoría y no pasará nada grave, pero si la aciertas te vas también con la mayor parte de los opositores que han acertado esa pregunta y evitas justo lo contrario, que es lo que te puede hacer perder muchos puestos en el MIR: fallar una pregunta que acierten todos.

Bueno, creo que ya he escrito mucho por hoy y ahora me voy a dedicar a descansar, y más cuando este domingo he tenido que estudiar. Hoy me voy a hacer amiga de este solazo que tanta guerra me ha dado esta semana y me voy a ir un poquito a la playita 🙂 🙂 . Lo mejor es que en nada ya tenemos una semana de vacaciones 🙂 🙂 Y mi tutor me ha dado permiso para disfrutarla entera, aunque tengo planeado repasar ciertas cosillas el lunes y luego sí, desconectar completamente. ¡Vacaciones!

Semana 7

Y ya hemos terminado otra semana de preparación del MIR. Además, ya tenemos ahí muy cerca toda una semana de vacaciones 🙂 😉

sprinter

¿Cómo me ha ido esta semana? A grandes rasgos, muy bien. El ritmo que impone ahora la academia es un poco más intensivo que al principio y hay que ir un poco rápido para que dé tiempo a mirárselo todo, pero lo cierto es que aguanté muy bien el tipo y terminé lo que tenía que terminar. ¡Otra asignatura más estudiada!

Motivación

Esta semana he estado increíblemente concentrada y me he notado menos cansada. La verdad es que ha sido todo un progreso teniendo en cuenta lo reventada que empezaba cada mañana a enfrentarme a los manuales en las semanas anteriores. En fin, parece que uno es capaz de acostumbrarse a estudiar 8-9 horas diarias. Increible, pero cierto. Espero seguir así.

Simulacro

El sábado tocó simulacro, cosa que me gusta mucho porque creo que cuantos más hagamos, mejor iremos preparados para el MIR. Este simulacro fue bastante más sencillito que los anteriores, aunque también ha sido largo. Terminé de hacerlo y pasar la plantilla a las 4 horas y 15 minutos, de modo que me excedí un poco en lo que es mi objetivo: hacerlos en 4 horas máximo. Luego estuve repasando errores de la plantilla hasta las 5 horas casi, cosa que no hacía en la primera vuelta por pereza y ahora me estoy acostumbrando a hacer siempre (y menos mal porque menuda lié esta vez… En las imágenes, por poco termino el simulacro con toda la plantilla mal pasada por saltarme la pregunta número 5. Menos mal que me di cuenta en el último momento y lo corregí a tiempo :S ).

¿Los resultados? Pues, por primera vez en dos simulacros seguidos, llegó la esperada subida. Modesta y esperable, eso sí, pero bueno, nos vamos a dar por contentos con lo que tenemos. En general todo el mundo subió en este simulacro porque, como ya dije, era sencillito, pero en general estoy contenta con mi progresión.

Además, todavía queda mucho por aprender y mejorar. He hablado con varias personas que habían hecho el MIR el año pasado comentando lo de que me había estancado un poco y estaba empezando a rallarme y lo que me comentaron  es que es algo normal y que a mucha gente le pasa durante el mes de agosto. Así que nada, un poquito de paciencia ¡y a seguir! La verdad es que es una suerte tener a alguien con quién poder comentar estas dudas, porque con mis compañeros que preparan también el MIR siento que ni quiero ni debo. De hecho, por eso creé este blog, para comentar mis andaduras MIR de forma anónima a todo aquel que se pase a leer 🙂 🙂 .

Y nada más, de momento a seguir. Esta semana me preparo una de mis asignaturas favoritas, así que voy muy relajada y tranquila, aunque mañana ya toca apretar que hay que estudiar muy bien esos temas en concreto. Espero que hayáis disfrutado del fin de semana pasado y, dicho esto, ¡a seguir disfrutando de la tarde-noche post día de estudio!