Fase final

Final… Ya esta palabra lo dice todo. El fin se acerca (qué catastrófico me ha quedado) y yo por fin voy asumiéndolo.

vemasalla1

Estoy muy cansada (qué novedad, ¿eh?), pero como nunca lo había estado hasta ahora. Tanto, que ni siquiera me he pasado por aquí para desearos una feliz navidad o un feliz año nuevo (pero nunca es tarde, ¿eh? Así que por aquí mi felicitación 😄 ). Esto es como lo de las muñecas rusas, que crees que no podrías acumular más cansancio y estrés, pero… Qué va. En cuanto destapas hay más y más, y cada semana se te hace más cuesta arriba. Hasta ahora que podemos ver claramente el final, entonces todo habrá terminado (de momento).

Hay veces que leo y estudio y es cómo si no pudiera memorizar nada más, como si ya hubiera tocado mi techo. Es como si lo que he refrescado de Digestivo se comiera lo que ha había repasado antes de Nefro, y ésta última lo que ya había recordado de Otorrino. En cierto modo podría ser verdad, puesto que llevo sin avances en los simulacros desde octubre, y no exagero. Me he quedado ahí estancada y es lo que hay, con alguna pequeña subida y bastantes decepcionantes bajadas. Tampoco me voy a martirizar por ello, creo que he hecho todo lo que he podido (haber estudiado más habría sido intercambiar netas por salud, me temo 😄 ) y lo que tenga que ser, será. Si no puede ser mi primera opción en la lista, lo será la segunda, la tercera o la décimo novena. Yo ya estoy orgullosa por todo lo que he aprendido. Ahora me estoy preguntando para qué existen las Facultades de Medicina, si la teoría cuando la aprendes de verdad es en el MIR pagándote tú una academia y la práctica real la adquieres durante la residencia… Son cosas que me hacen pensar, la verdad. Pero eso es otro tema.

La siguiente fase es ya la última, como decía. Ahora toca repasar dos asignaturas por día, salvo en aquellas que son más importantes y densas para lo que te dan día y medio. La verdad es que no sé muy bien cómo enfocar esta fase porque, como ya había leído por ahí, es un poco un “sálvese quién pueda”. Supongo que haré buen uso de la libreta/chuletario que llevo haciendo en tercera vuelta, donde tengo todas las cosas importantes que siempre se me olvidan, un buen uso del LG y por el manual lo que me dé tiempo según el orden de rentabilidad. Espero que al estar todo fresco pueda ir rápido, no como en esta fase que había temas que parecía que no me los había leído en la vida y tenía que andar ahí estudiando todo como al principio, perdiendo tiempo. También es la fase de ir cerrando para siempre los manuales. Puede dar miedo cerrar un manual sabiendo que no vas a poder repasar nada más, pero, si os digo la verdad, yo estoy deseosa de cerrar para siempre Pediatría o Infecciosas jeje. ¡No las soporto!

Ahora mi mayor preocupación es hacer un mal examen en el MIR debido a nervios, imprevistos, etc. El control del tiempo es lo que más me ocupa en estos momentos, porque he vuelto a sobrepasar las dichosas 4 horas. Creo que los simulacros que nos van a poner ahora son mortíferos, dificilísimos y súper largos (44 páginas me llegaron a decir), así que espero que me sirvan para entrenar mucho ese aspecto, aunque luego meter la plantilla dé miedo (creo que vamos a bajar todos sí o sí, así que tampoco habría que tener mucho miedo 😄 ).

Y, por último… Un “hasta ahora”. Estoy segura de que ésta va a ser la última entrada en mi etapa “pre-MIR”, porque ahora voy a tener que concentrarme cuerpo y alma en estas últimas semanas, para ver si puedo “arañar” algo más y que se quede en mi cabeza (ojalá 😄 ). Muchas gracias a los que os pasáis por aquí y sobre todo a los que comentáis. Cuando pase todo ese caos que hay después del MIR, que si meto o no meto la plantilla, que si ahora con la provisional del Ministerio he bajado netas y estoy por los suelos, que si impugnaciones, que si han anulado lo que les ha dado la gana y otras preguntas que están mal ahí siguen… Haré una serie de entradas con consejos post-MIR, ya que a mí me ha servido mucho nutrirme de la experiencia de otros bloggeros (como la Dra. Nova y Marrow, muchas gracias desde aquí) y espero contribuir como pueda. También quería aprovechar para dar las gracias a José María por todas esas tablas que realiza de forma altruista y nos permiten tener un punto de partida para embarcarnos en esta aventura. Quizá haga también una entrada sobre la academia porque muchos estudiantes me preguntan por ella y sé que a lo mejor les interesa conocer con mayor profundidad cómo es el método (ya os digo que, independientemente de cómo me vaya en el MIR, estoy muy contenta con ellos y repetiría 🙂 ) .

Multiethnic Group of Hands Holding Gracias

Dicho esto, muchísimas gracias. Cómo dicen por allí, en nada… “Nos vemos en los hospitales”.

Sobreviviendo

Y también contando las semanas que nos quedan. ¡Ojalá fuera el MIR hoy mismo! Así nos lo podríamos quitar de un plumazo. Pero hay que resistir y sacar todo el máximo provecho a estas últimas semanas. No todo está ya decidido, todavía se pueden afianzar más conceptos nuevos y rascar unas cuantas netas más 🙂 .

Esta tercera vuelta está siendo muy complicada. Requiere mucho, mucho aguante, tanto físico como mental. Son muchas horas estudiando, muchas tareas que hacer (corregir simulacros, hacer y rehacer libro gordo y hacer y coregir otra vez exámenes MIR de otros años), además de que algunos simulacros de esta vuelta están siendo dificilísimos y uno no consigue los resultados esperados. ¡Pero no hay que desesperar! No, ahora no, ahora menos que nunca. No sabéis cómo os comprendo, yo también estoy en el mismo barco y sé lo duro que es esto. Sé lo que es empezar un lunes sin haber descansado completamente el domingo, sé lo que es cerrar el manual de una asignatura sientiendo que uno no ha tenido mucho tiempo y ha hecho lo que ha podido, también yo he sentido esa impotencia al subir la plantilla del simulacro y ver que, hoy en lugar de haber subido, has bajado. Sé que fastidia y mucho. Pero hay que entender que esto forma parte del “entrenamiento”, esto es para familiarizarnos con esas pocas preguntas dificilísimas que pueden caer en nuestro MIR. Lo esperable es que casi la mitad sean conceptos directa o indirectamente repetidos de otros años y que el grado de dificultad sea menor (y si no es así… Pues examen MIR atípico donde los haya y ya). Así que no nos vamos a desesperar si los resultados no son acorde a lo que nos esperamos, ni yo ni nadie. A corregir esos simulacros con mucho cariño para ver qué estamos haciendo mal y para ver si se nos queda algún conceptos de esos raruno que casi nunca da tiempo a repasar cuando estamos con los manuales 🙂 .

campos-de-girasoles

Esta semana, mientras me sentía ahogada por el poco tiempo que tenía para estudiar una asignatura que siempre se me ha dado fatal y, por ello, he tenido que ir más lenta que de costumbre, me ha dado por “salir de mi burbuja MIR” y hablar con otras personas que están preparando otro tipo de oposiciones. La conclusión que he sacado es que no podemos ser más afortunados. Tenemos la oportunidad de enfrentarnos a una oposición justa y transparente, que se convoca siempre anualmente, que nos ofrece la posibilidad de tener un contrato laboral de 4-5 años de duración, para la que sólo hay dos aspirantes por plaza y para la que hay prácticamente opciones para todos los gustos. Tampoco podemos olvidar el temario, nuestro temario es… ¡Medicina! Estamos estudiando lo que nos gusta. Nada de tener que memorizar los artículos de la Constitución ni nada de eso. En serio. Repito que sé lo duro que es esto, pero… ¿No nos damos cuenta de que casi cualquier universitario que salga ahora al mercado laboral se cambiaría por nosotros, si existiera algo similar para su profesión, sin dudarlo? Esto no es ya un positivismo barato ni nada de eso, esto es la realidad pura y dura.

Así que nada, a seguir, y, si es posible, hoy con más ganas que ayer. No nos queda ya nada para terminar, pronto veremos nuestros sueños hechos realidad. Y si no es con nuestra opción A, lo será con la B, o con la C. No será la primera vez o la última que alguien quería hacer tal especialidad, terminó cogiendo otra y ahora está contentísimo. O al revés, porque todas las personas cambiamos y así lo pueden hacer nuestras preferencias. Así es la vida, y, como dice mi padre, la vida es para los valientes. Vamos, pues, a ser más valientes que nunca.

A dos meses del MIR…

A dos meses y un día exactamente. Nos quedan cinco semanas de tercera vuelta y tres de la última fase, la recta final. Entonces pondremos punto y final a esta aventura (o eso espero).

La tercera vuelta está siendo matadora. De verdad. Ahora sí que siento que se ralentiza el tiempo, que se encadenan los días. Ahora sí que me empiezo a preocupar por los resultados de los simulacros. Uno empieza a estudiar los manuales, agobiado por el poco tiempo que tenemos (uno o dos días por asignatura, de momento) y luego cuando termina los cierra esperando que todo lo aprendido no se olvide, pero sabiendo que algo seguro que se olvidará. La sensación que se te queda después es indescriptible.

0fb91-609

La primera semana la empecé muy bien, y eso que inauguramos en un domingo. Luego mi rendimiento fue cayendo paulatinamente, hasta que esta semana iba con un poco de retraso que subsané ayer haciendo unas horas extras después del simulacro. Espero que no me vuelva a pasar, porque de momento estoy librando los domingos (aunque hoy por la noche tenía pensado hacer ya el MIR 2012 para quitarme de encima esas 3 horas que supone realizarlo y centrarme luego sólo en corregirlo) y eso hace que rinda mucho mejor la semana siguiente. De lo contrario, no sé cómo estaría ya.

En cuanto a los simulacros… Ahora hacemos uno a la semana. Agradezco no tener que estudiar también la tarde del sábado y hacer en su lugar un simulacro, pero el problema es que luego se tienen que corregir la semana siguiente. Yo me he dado cuenta que es con lo que más aprendo, es decir, que corregir bien los simulacros me es de mucha ayuda, así que, a pesar de que la recomendación es corregir únicamente las falladas, yo las miro todas (aunque las que son muy obvias, las salto directamente). Lo hago exactamente igual que en la segunda vuelta. Después de la hora de comer, cuando uno no está muy por la labor de ir a machacar los manuales, me pongo a corregir 50 preguntas y 35 el viernes. De momento me va bien y lo voy a seguir haciendo así.

Y en cuanto a los resultados de estos últimos simulacros… No estoy del todo contenta. Tampoco estoy sacando muy malas notas, pero creo que lo podría hacer mejor. Yo también buscaba la cámara oculta mientras hacía el famoso simulacro 24 y no, tampoco la encontré XD. Sorprendentemente, cuando lo estaba haciendo y llegué a las preguntas de cardio, digestivo o infecciosas no me pareció que estaba siendo tan difícil. Luego fue meter la plantilla y ¡ver casi 20 netas menos!. Con miedo me dio por hacer click en el famoso percentil y vi que estaba más o menos por donde siempre. Vamos, que fue igual de desastre para todos. Me alegro porque ya me temía haberla liado yo sola, pero no. Así que nada, a no desanimarse nadie. De cuando en cuando es bueno hacer un simulacro muy difícil para aprender a aguantar el chaparrón. Además, si en el MIR nos ponen algo de la podoconiosis, ¡los de AMIR trinfamos! 😄 😀

El de esta semana, el simulacro 25… Pues todo lo contrario. No ya un simulacro de dificultad normal, yo diría que era fácil. Muchas preguntas repetidas del libro gordo, preguntas de los temas más importantes de cada asignatura y que todos hemos estudiado con mayor profundidad en su momento, etc. Subí en netas y alcancé otra vez el objetivo, de modo que estaba muy contenta. No obstante, me dio por ver el percentil y vi que me había bajado más de un 10%. Maldito momento en el que me dio por hacerlo 😄 , hay informaciones que mejor no saber. Ya sé que lo del percentil no es tan importante, pero no sé, no puedo evitar pensar en que lo puedo hacer mejor y, por A o por B, no lo consigo. Me hace pensar que, pese a estar por encima del objetivo otra vez, es porque el examen ha sido fácil en general y no ha sido una subida real. Yo me entiendo. Es un poco frustrante, la verdad.

En fin… No es un buen momento. Espero que estos dos meses se pasen lo más rápidamente posible y estas cosas no sean más que otra anécdota que contar. Ojalá a vosotros os esté yendo bien 🙂 . Ahora voy a seguir descansando en esta tarde de domingo, que la semana que viene se antoja ser bastante dura.

A un día de empezar la tercera vuelta…

Las vacaciones me han venido de lujo y ahora parezco una persona nueva. De hecho, hasta tengo mejor cara. Pero todo lo bueno tiene su fin y pronto comenzará la recta final para el MIR. Cada día tengo más ganas de que todo esto se acabe, o al menos de quitarme ya encima el examen MIR de una vez. Luego tocará ir a visitar hospitales y hacerse la famosa lista, siendo éstos unos meses en los que uno está casi más nervioso que cuando quedan unos pocos días para el MIR, pero por lo menos no tendré que lidiar con manuales, tablas y listas odiosas que no te caben ni en 20 post-its.

camino

Ya tenemos por fin el nuevo planning para la tercera vuelta. ¡Dios mío! Verlo da verdadero vértigo, la verdad. En algunas asignaturas preveo que me va a sobrar tiempo, y en otras me va a faltar muchísimo. Así que toca priorizar y quitar tiempo en unas para dárselo a otras. A estas alturas de la película ya sabemos cómo funciona la cosa, así que ahora no hay que hacer tonterías e ir directamente a lo que es importante. El orden en el que están las asignaturas me parece todo un acierto: comenzamos por las menos relevantes y terminamos por las que contienen el mayor número de preguntas. De esta forma, se llevan los conceptos más importantes más frescos y es más fácil recordarlos el día 28 de enero.

Otra novedad es que ya ha salido la lista provisional de admitidos para hacer la prueba. He tenido suerte y he salido como admitida. Sé que a veces en el ministerio se transpapelan documentos y algunas personas tienen problemes y les toca volver a la delegación para poner una reclamación. Yo me alegro de que esté todo en regla porque, lo que menos me apetece en este mismo momento, es perder unas horas de estudio para encargarme de temas burocráticos. ¡Un problema menos!

Por otro lado, y gracias al enorme trabajo de Gangas, ya tenemos una cifra orientativa del número total de inscritos admitidos provisionalmente (que no es el mismo que el definitivo ni del que hace el examen MIR ni del que finalmente elige plaza). Somos… ¡13.730! Bastantes más que en los dos últimos años. También es cierto que tendremos un mayor número de plazas, pero la ratio es de 2,17 inscritos por plaza. Lo tenemos un poco más difícil. Ciertamente, cada año somos más aspirantes, cada año somos más los que empezamos a preparar el MIR antes (hace unos años empezar en sexto era algo testimonial) y cada vez son necesarias más netas para un número de orden inferior. ¡Pero que no cunda el pánico! ¡¡Lo vamos a lograr!!

Balance de la primera y segunda vuelta

En general puedo decir que estoy muy contenta. He llegado ya (una vez) al número de netas que tenía como objetivo, así que, en teoría, vamos bien.

De la 1ª vuelta… No sé qué puedo decir. El objetivo de esta vuelta es aprender a hacer los simulacros, adquirir una serie de técnicas para sacar algunas preguntas tipo test y hacerse una idea general de todo que te permita, al menos, descartar la opción más incorrecta de todas y dudar con las otras tres opciones. Durante sexto curso, mi prioridad ha sido terminar la carrera haciendo un muy buen rotatorio y TFG, así que no he podido leer y subrayar todos los manuales, ni tampoco acudir a todas las clases. Sin embargo, sí he hecho y corregido todos los simulacros, algo que sin duda me ha servido para acertar más preguntas del libro gordo y aligerar un poco el número de preguntas que tengo que rehacer ahora. Está claro que podría haberme implicado más con la preparación del MIR, pero, en esta fase, es dónde, curiosamente, más he subido en netas durante la preparación, llegando casi casi a duplicar el primer resultado. De este modo, creo que el balance es satisfactorio y que haber hecho la fase de contacto me ha merecido la pena. Además, guardo muchos buenos momentos de ese rotatorio y la elaboración del TFG con una excelente tutora, algo que me durará toda la vida. Algunas de las cosas que he aprendido, además, me sirven ahora que estoy con el MIR.

Es en 2ª vuelta donde más me ha costado subir, no sé si porque los resultados de primera vuelta están sobreestimados (son los exámenes MIR de los últimos doce años y, en clase, hacíamos y resolvíamos preguntas que luego nos ponían en los simulacros), porque los simulacros que hace la academia son bastante más difíciles (a mí me lo parece, personalmente) o porque he empezado con mal pie. En los primeros he obtenido resultados inferiores a los que obtuve cuando terminé la primera vuelta y luego fui subiendo poco a poco gradualmente. Sólo a finales de agosto conseguí superar el resultado de mi mejor simulacro, tras casi dos meses de preparación intensiva. A partir de ahí seguí subiendo casi al mismo ritmo, y tres simulacros después conseguí llegar al objetivo, para después quedarme muy cerca en el último que he hecho durante la segunda vuelta. En cuanto a lo demás… Creo que he tenido mis idas y venidas, pero he estudiado todo lo importante, aunque las últimas asignaturas las he visto un poco más superficialmente porque no me encontraba bien del todo (he estado una semana enferma), pero he recortado justo donde era más necesario. En general, creo que el balance ha sido bueno.

Tercera vuelta

Mañana mismo (sí, un domingo… Pereza máxima) comenzamos ya la tercera vuelta. Mi objetivo fundamental va a ser consolidar, ya que por algo esto se llama fase de consolidación II. Voy a repasar, no estudiar por primera vez. Iré directamente a lo subrayado, a los esquemas, a las tablas, a los post-it, a lo ya trabajado. No es momento ni de subrayar ni de hacer nada empezando de cero.

Creo que tengo que aumentar el número de horas, y lo haré en 10 diarias y no 8 como hasta ahora. Seguiré con el mismo horario (me venía bien) y añaderé dos horas más de 21:00 á 23:00. Estas son, además, las horas en las que tengo la máxima concentración, no sé por qué. De hecho, yo siempre he sido de estudiar “de noche”, pero ahora no es el momento de hacer locuras.

En cuanto al blog… Cada vez voy actualizando menos, pero es que cada vez tengo menos tiempo y, los domingos, me apetece mucho desconectar del MIR. De este modo… Primero empecé actualizando cada semana, después cada dos semanas y finalmente… Cuando tenía la ocasión. Creo que en esta fase va a ser necesario sacrificar incluso alguna mañana o tarde del domingo, así que creo que no podré actualizar el blog regularmente como hasta ahora. Lo que tengo pensado es seguir posteando aunque con mucha menos frecuencia que al principio y, una vez pasado todo esto del MIR, hacer una serie de entradas con consejos y recomendaciones para las nuevas generaciones que tienen que enfrentarse a esto, así que no pienso abandonar el blog 🙂 .

Y nada más, muchas gracias por leerme. Parece increíble, pero este blog es mágico. Cuando escribo por aquí, parece que mis problemas son más pequeños y mis logros más grandes. Muchas gracias a los que me leéis y me ponéis comentarios, me habéis hecho estos meses mucho más llevaderos 🙂 .

Semana 19: Vacaciones =)

¡Sí! ¡Por fin! Pensé que nunca llegarían, pero por fin tengo una semanita de vacaciones para descansar y recuperar mi vida para después darlo todo el día 28 de enero. Han llegado en el mejor momento porque, de lo contrario, no sé ni cómo podría seguir estudiando la semana que viene.

otoc3b1o2

¿Cómo me ha ido esta semana? Bueno, digamos que he hecho todo lo que he podido. Me ha tocado, para finalizar, una asignatura un poco dura y de la que no tengo apenas mucha base. Mi concentración esta semana no era muy buena y no podía ponerme a estudiar 10 horas o más para terminar todo el temario en condiciones. Así que hice lo que, desde siempre, nos recomiendan en la academia: priorizar y rentabilizar. Machaqué muy bien los temas más importantes, fui a lo más preguntado en los temas más secundarios y dejé sin mirar alguno de los que no cayó nunca en el MIR y, francamente, no creo que caigan en el MIR 2017.

El sábado hemos puesto punto y final a las clases de segunda vuelta con una profesora buenísima y que se ha despedido de nosotros diciéndonos lo que más necesitabamos escuchar: que confiemos en nuestro esfuerzo de todos estos meses, que disfrutemos todo lo posible de ésta nuestra maravillosa profesión y que aquí lo único importante es conseguir hacer la especialidad que quieres, no el número. Ha sido, sin duda, una de las mejores clases que hemos tenido en todos estos meses. Y luego, por fin, después de muchos sábados en la sede hasta las tantas, hemos salido a la hora de comer porque no teníamos simulacro. En serio, hacía muchísimo tiempo que no volvía a casa un sábado sin que fuera de noche. Llevaba mucho tiempo, además, sin salir, porque estaba tan cansada que cualquier plan me daba una enorme pereza. Así que sí, este sábado salimos y nos lo pasamos genial 🙂 .

¿Y qué voy a hacer durante estas vacaciones? Obvio que descansar. Como ya os comenté, no voy a tocar ni un sólo manual, no voy a hacer nada hasta entrada la tercera fase. Parece que da como mucho respeto hacer algo así, o eso me dicen algunas personas, pero yo es que creo que lo más urgente para mí es evitar a toda costa la temida claudicación. Ya, en cierto modo, he claudicado estas últimas semanas, porque no he podido dar el 100%. Así que me voy a olvidar de todo este asunto del MIR, voy a ir de compras, salir, bailar, irme algunos días a algún sitio guay, cocinar, leer, tomar un montón de cafés que tengo por ahí pendientes con personas que merecen la pena y dormir. ¡¡¡Dormir mucho!!! Vamos a retomar fuerzas y disfrutar de estas vacaciones de otoño, las últimas… ¡A por ellas!

19b5b9d40d136aa172e4515c80469a43

Semana 18

¡Hola! ¿Sigue alguien aquí? Vengo a dar señales de vida 🙂 . Porque sí, han pasado ya otras dos semanas y nos encontramos a una sola semana de terminar la segunda vuelta, de tener las segundas y ¡últimas! vacaciones del MIR y empezar la temida tercera vuelta. ¿No es genial? Yo al menos me consuelo pensando que, muy seguramente, se me pasará volando (es lo bueno de que te falte tiempo para estudiar) y en nada estaremos viéndonos las caras, mi MIR y yo, el 28 de enero. 11431480-una-caricatura-de-una-mujer-enferma-con-un-term-metro-en-la-boca-foto-de-archivo

En fin, hoy vengo a contaros cómo me han ido estas dos semanas.

Horario, motivación, rendimiento

Bueno, pues aquí creo que suspendo, pero ha sido una decisión deliberada. Ya os había comentado en la entrada anterior que estaba un poco quemada por la preparación y necesitaba bajar el ritmo a toda fuerza. Así lo he hecho y no me arrepiento en absoluto 🙂 . En estas dos semanas me han tocado asignaturas fáciles y no demasiado importantes en el MIR como, por ejemplo, Otorrinolaringología. Podría haberla estudiado mejor y profundizar un poco más, pero, sinceramente, no creo que sirviera mucho la pena, teniendo en cuenta que de siempre he tenido muy mala base y que su manual es uno de los menos rentables de la academia.

Además, para rematar la jugada… Me he puesto mala y he perdido un día postrada en la cama con 39ºC de fiebre. Pero lejos de darme rabia, la verdad es que me alegro de que este cansancio que llevo arrastrando estas semanas por el esfuerzo de los últimos meses junto a la gripe me hayan coincidido con el estudio de una asignatura tan poco importante como ésta. No todo iba a estar en mi contra 🙂 .

He sido muy flexible estas semanas con el horario. Apagué el despertador para descansar las horas suficientes y poder estudiar menos horas pero con una mayor concentración. ¡Ha funcionado! Aunque no haya hecho las 8h diarias, puedo decir que he terminado todo a tiempo y creo que ha sido suficiente. A veces menos es más. Además, me ha servido para recargar un poco las pilas para la última semana, es decir, la siguiente, y así terminar bien la segunda vuelta.

Simulacros 22 y 23

Pequeña bajada en ambos, pero nada alarmante por el momento 🙂 . Era obvio que iba a bajar porque el simulacro 21 me había salido MUY bien, de hecho, ya era un buen resultado para haberlo sacado en el propio examen MIR en enero dado que había alcanzado el objetivo, aunque muy por los pelos.

Pero tampoco me han ido muy mal los otros dos. En el simulacro 22 he vuelto a sacar las netas de hace más de un mes y me dio un poco de rabia, pero bueno, para haberlo hecho con gripe no ha estado nada mal 🙂 . En el 23 estaba ya mucho mejor y he subido un poco con respecto al anterior y… ¡Tan sólo me he quedado a 6 netas por debajo del simulacro 21! A lo mejor cuesta entender por qué estoy tan contenta, pero es que eso significa que me estoy estabilizando en un número de netas muy muy cercano a mi objetivo 🙂 . Aún así, siento que lo puedo hacer mucho mejor, porque últimamente suelo tener unos fallos más tontos en los simulacros…

La parte mala es que me ha bajado el percentil un 10% en estos dos simulacros. Aunque… En AMIR se suelen sacar siempre percentiles más bajos para un determinado número de netas y es algo que nunca he terminado por entender. ¿Por qué? ¿Nuestros simulacros son más fáciles? Cuando hago el libro gordo, el nivel de complejidad y dificultad de las preguntas me parece mucho más asequible que el de las preguntas que nos ponen en los simulacros. De hecho, en éstos, se suele preguntar mucho por temas atípicos para que los aprendas mientras los corriges. Además, por amigos que han hecho el MIR otros años y se han preparado en esta academia, sé que lo más habitual es subir en el MIR con respecto a los simulacros, luego mucho más fáciles no serán. En resumidas cuentas, no comprendo lo de los percentiles en AMIR y, por eso, me oriento más por el número de netas en los simus del último mes para valorar mi progresión.

Y nada más, vamos a seguir descansando este domingo para rendir a tope la semana que viene 😛 .

Semana 16

Sí, semana 16 ya… Si no he echado mal las cuentas, claro. Desde que empecé a escribir por aquí sobre mis (des)aventuras con el MIR, siempre os había contado que, de momento, me encontraba bien, que estaba motivada, que aprendía mucho, etc. Pues bien, creo que, por primera vez, estoy atravesando la primera “crisis” de la preparación del MIR.

dolor-de-cabeza

Estas dos últimas semanas se me han hecho MUY cuesta arriba. En mi planning se me han juntado un montón de asignaturas muy importantes y que es necesario llevar muy bien, en un momento en el que ya uno empieza a acumular demasiado cansancio para asimilar nueva información. Ya no tengo el mismo ritmo de antes; todo me cuesta mucho más y me lleva más tiempo. Es así como ya no voy tan bien de tiempo para terminar lo programado para cada día y tengo que hacer horas extras. Empiezo a estar muy saturada: hay días en los que oir el despertador sabiendo que vas a tener que estudiar, con mucha suerte, ocho horas ese día, se me hace un verdadero martirio. A veces, cuando estudio, tengo la sensación de que ya no puedo retener más información, de que ya no puedo más. Me levanto cansada y me acuesto cada día más cansada aún.

Afortunadamente, ya me he quitado prácticamente todas las asignaturas “duras” y, en tan sólo tres semanas, tendré toda una semana de vacaciones antes del paso a la tercera vuelta. Así que tendré una pequeña tregua y podré bajar un poco el ritmo que llevo, que es de locura. Y ni que decir tiene que yo, en esa semana de vacaciones, no pienso tocar ni un solo manual. Creo que la academia sabe lo que hace y, si ha decidido darnos una semana en lugar de tres días o menos, es por algo. Yo, por lo menos, no me encuentro tan bien como al principio y empiezo a temer una posible claudicación. Creo que, si me pongo a estudiar también esa semana, corro el riesgo de tirar al traste todo el trabajo hecho hasta ahora. Mejor descansar ahora que tenemos la oportunidad que no acabar machacadísimo luego.

Espero que, en las próximas semanas, pueda escribir otra vez diciendo que me encuentro bien y que estoy otra vez con esto al 100%. Aunque yo ya me temía algo así desde el principio. “Está siendo demasiado llevadero”, pensaba. Ojalá sea sólo una racha temporal y sea capaz de afrontar estos últimos meses con mucha fuerza para sobrevivir a esta prueba de Fe llamada MIR.

Simulacro 21

Esta semana tocaba, después de casi un mes, hacer nuevamente un simulacro. Era un simulacro más corto que los anteriores. No sé si era por mi estado de ánimo, pero me pareció más difícil que el anterior, aunque luego, a juzgar por la media de ese simulacro, resulta que ha sido más fácil que el simulacro 20. Me sentí un poco desentrenada, la verdad, pero le cogí el ritmo y lo terminé… ¡Rapidísimo! En tres horas y 45 min. Para mí, desde luego, ha sido todo un récord. Después me quedé repasando posibles fallos tontos y errores en la plantilla y ya no me pareció tan difícil como al principio (esta sensación la suelo tener muy a menudo cuando vuelvo a releer las preguntas). Salí de allí entonces bastante tranquila, con la sensación de no haberlo hecho ni muy bien ni muy mal.

Cuando metí la plantilla aluciné por el subidón de netas. La verdad es que, a juzgar por las estadísticas de este simulacro, todo el mundo ha subido un montón. Además, he sacado el mismo percentil que suelo tener siempre, así que genial. Pero lo mejor de todo es que ya he alcanzado mi primer objetivo en netas y, en teoría, podría optar a esa plaza que tengo ahora mismo en mente como primera opción. Aún queda mucha preparación y puede pasar de todo, pero, la verdad, es que me ha hecho mucha ilusión. Vamos, que si había tenido el ánimo por los suelos estas semanas, no me podrían haber llegado mejores noticias 🙂 . Ahora estoy muy contenta y llevándolo un poco mejor, la verdad, aunque las ganas de tirar todos los manuales por la ventana no me las quita nadie 😄 .

En fin, toca aguantar este ritmo tres semanas más, después vacaciones y luego tercera fase con todas las pilas recargadas (¡o eso espero!). Gracias por haber leído este muro de mil lamentaciones 😛 .

A cuatro meses del MIR…

Apuuuf. Creo que ésta es la palabra que mejor define esta última semana. O las dos últimas. O casi toda la preparación.

El caso es que hoy es 2 de octubre y claro, me ha dado por mirar el calendario. Resulta que ya estamos a menos de cuatro meses del MIR. Por un lado siento alivio porque veo que ya casi casi he llegado a la mitad de mi preparación (de forma intensiva) y, lógicamente, quiero que esto se acabe lo antes posible. Pero, por otro lado… Empiezo a sentir un poco de miedo. Yo, que me juré que no dejaría que me superase un examen de 235 preguntas cuando la presión y exigencia de cualquier guardia de las miles que voy a hacer en mi vida le dan mil vueltas a toda esta histeria colectiva llamada MIR. Supongo que mantener la cabeza fría y ser firme siempre pase lo que pase es mucho más difícil de lo que me había imaginado y es complicado incluso seguir tus propios consejos.

Por otro lado… Ayer ha hecho exactamente un año que he empezado con esta aventura y me he dado cuenta de cómo ha cambiado todo desde entonces. No es que haya ido a peor, puesto que algunas cosas me gustan más ahora que antes. Es haber visto como en 365 días uno puede crecer tanto y tener una visión más amplia de las cosas. Yo me entiendo. La sensación que he tenido al llegar ayer por la mañana a la sede y ver a los recién estrenados alumnos de sexto esperando en la puerta ha sido indescriptible. Lo primero que se me ha pasado por la cabeza decirles al encontrarme con ellos ha sido: ¡¡Disfrutad sexto!! Jaja. Que lo disfruten, pero no porque luego no puedan hacerlo. Sino porque cada etapa tiene su propio significado y cuando sabes lo que es y quieres volver, ya es tarde. Creo que a todo el mundo le ha pasado alguna vez.

bateria-reloj-de-arena-1

Lo mismo se podría decir de esta otra etapa que estoy pasando. Lo cierto es que ya ha habido cambios porque algunos de nosotros decidimos irnos a otra ciudad a preparar el examen y claro, el contacto con algunas personas se pierde y deja de ser todo como era. Pero… a veces me da vértigo pensar que, quizá, dentro de unos meses, pueda perder la relación con algunas personas que están ahora conmigo y con las que me siento muy unida. Porque, ¿quién sabe qué pasará? Después del MIR, algunos se quedarán en su ciudad a trabajar y otros nos iremos a otro lugar o dónde simplemente podamos. Y ahora, esas personas que significan tanto para mí, puede que mañana sólo sean un bonito recuerdo y otra de esas personas que sólo sabes de ellas gracias al caralibro, porque a lo mejor yo tengo mi vida en un sitio y ella en otro y el tiempo hará que perdamos todo interés en estar unidas. Así que, sí, no es el mejor momento de mi vida, pero sí hay cosas que merecen la pena y que puede que sólo existan ahora. Por eso quiero y debo disfrutar esta etapa, aunque sea entre los áridos apuntes y manual de Infecciosas y agobiada porque a veces me faltan horas para llegar a todo.

Y nada más, hoy me apetecía simplemente desahogarme y compartir toda esta extraña sensación de ilusión, miedo y nostalgia que siento a la vez. Gracias por leerme y a disfrutar del domingo 🙂

Semanas 11 y 12

¡Hola a todos! Aaaaaal fin es domingo y hoy tenemos por aquí un día precioso para disfrutar con la familia y los amigos (todavía me soportan aunque sólo esté disponible a partir de las 19h y los domingos). Al menos durante esta semana podremos descansar el domingo, porque la siguiente lo veo imposible. ¿Por qué? Pues porque ya tenemos fecha definitiva para el examen MIR (28 de enero de 2017) y mañana lunes se abre el plazo para presentar la documentación y matricularse, con sus correspondientes colas porque te han de compulsar muchos documentos y pierdes, literalmente, toda la mañana. Así que ese día a descansar y el domingo a estudiar. Jo jo jo. Pero sobreviviremos, vaya que si lo haremos 🙂 .

No sé cómo habrá reaccionado el resto de opositores, pero en cuanto vi el BOE y fui leyendo todo me fui poniendo, por primera vez en todos estos meses, muy nerviosa. No sé por qué, pero es como si ahora todo fuese más serio que al principio. Quizá sea también porque ya estamos bien entrados en septiembre y a dos escasos meses de comenzar la tercera vuelta, fase a la que tengo mucho miedo.

Pero vayamos hablando de cómo me fue estas dos semanas…

Motivación y cumplimiento del horario

Ya os había comentado en la entrada anterior que durante estos meses justo después de las vacaciones teníamos las asignaturas más complejas y densas de toda la preparación, o así lo veía yo. Así fue, efectivamente. Durante la primera semana me he tenido que enfrentar a Digestivo, asignatura a la que siempre le tuve manía ya desde la carrera… Y seguimos sin llevarnos muy bien jaja. El tiempo se me echó encima con esta asignatura-tocho y, además, el planning de la academia no me pareció, desde luego, el mejor. El día que me tocó estudiarme, por la mañana, cirrosis hepática y sus complicaciones y, por la tarde, los tumores hepáticos me quería morir XD. El último día, generalmente reservado para repasar la asignatura, la academia ni nos propuso un día completo sino que ya nos metió los primeros temas de Nefrología, siendo además los más importantes. Vamos, un cuadro. Prioricé mucho los temas más importantes y reorganicé un poco el calendario de estudio y más o menos la dejé bastante decente, aunque podría haberlo hecho mucho mejor y no estoy del todo satisfecha. Además, la mayor parte de los días, ocho horas diarias de estudio no me han sido suficentes y he tenido que subir a las 10 diarias. Evidentemente, acabé agotada.

Y la siguiente semana… Nefrología. Otra asignatura a la que tenía miedo, pero no mucho odio. Pues, al final, me pareció bastante agradecida de estudiar. El planning me pareció muy correcto porque daba tiempo a estudiarlo todo, así que por eso estoy contenta. Además, he podido aprovechar para repasar algún tema de Digestivo que no llevaba especialmente bien. Pero además… Creo que es una asignatura que da muchas netas, porque para acertar sus preguntas has de haberla estudiado antes y bien, por eso creo que es de las que diferencia a unos opositores de otros. Por otro lado, me parece una gozada ser capaz de responder correctamente a las preguntas de las glomerulonefritis en los simulacros cuando justo la semana antes las contestaba a voleo todas jajajaja. Siento que tiene hasta mucho mérito 🙂 .

Simulacro 20

Otro más 🙂 . Ya lo echaba de menos porque la semana anterior no habíamos hecho ninguno.  Otro simulacro largo, creo que con 36 hojas, además de 30 imágenes. Y lo hice en… ¡4 horas y 3 minutos! Qué bien, parece que con tanto simulacro y libro gordo he conseguido hacerlos rápido para ir bien segura al MIR.

¿Cómo fue este simulacro? Bueno… Pues me pareció algo atípico, aunque creo que en AMIR todos los simulacros son un poco atípicos para irnos preparando para lo peor jaja. Empecé por primera pregunta sin imagen como hago siempre y empezamos con el bloque de miscelánea, preguntas de anatomía y fisiología… Supongo que para despistar y descolocar un poco. Cuando llegué a las preguntas de digestivo, me esperaba ser capaz de responder muchas con seguridad… Pero no. Totalmente atípicas. Nada de cirrosis, de hepatitis víricas, de hepatocarcinomas, de cáncer colorrectal y enfermedad inflamatoria intestinal… Nada. Salí un poco desconcertada de este bloque, la verdad, aunque luego viendo los resultados no me fue tan mal.

El resto más o menos sin cambios. La alegría del día fue llegar a Nefrología y ver que han dejado de sonarme las cosas a chino. Como cuando me estudié hematología en su día jajaja.

¿Los resultados? Nos mantenemos igual que el simulacro 18, subida con respecto al 19. Eso sí, subida del percentil porque fue un poco más difícil y bajó la media, o eso dicen al menos las estadísticas cuando lo vi hoy por la mañana. Así que interpreto que he subido jaja.

Me había puesto un objetivo de netas para septiembre y me he quedado un poco a las puertas. Es un poco fastidio porque el siguiente simulacro es bien entrado octubre y sólo entonces sabré si he sobrepasado el objetivo o no. Pero… ¿a quién le importa? Vamos aprendiendo y haciendolo mejor cada día y eso es lo importante 🙂 .

Y ahora… A organizar el papeleo para matricularnos en el examen MIR 2017. Todavía no me lo creo, pero sí, llegó al fin el momento 🙂 .

Semana 10

Y después de las vacaciones, volvemos otra vez a pelearnos con los manuales, los subrayadores, a pegar el culo en la silla y a darlo todo para el MIR 2017. Ya llevamos en esto dos meses y medio, el tiempo se pasa volando y los resultados van mejorando progresivamente 🙂 . Efectivamente, tal y como nos comentó el director de la academia en clase, en nada estaremos en noviembre, pero, en lugar de asustarnos, lo que tenemos que hacer es alegrarnos porque esto se acabará rápido y podremos ser residentes en menos de lo que canta un gallo 😀 .

Man jump through the gap on sunset fiery background.

Motivación

Y bien. Después de las vacaciones, al menos según mi planning, parece que viene lo duro: Nefrología, Infecciosas, Neurología, Digestivo… Nos tocan los “huesos duros de roer”, pero también las asignaturas que nos darán muchas netas. Así que, si bien el ritmo de estudio ha sido más intenso (o así lo percibí yo al enfrentarme a asignaturas más complejas), lo he afrontado con optimismo, como un reto, y creo que más o menos he trabajado muy bien durante esta semana. Además, las vacaciones se han notado y me he visto menos cansada y más centrada en mi día a día. ¡Espero seguir así!

Simulacro

Tocaba hacer otro simulacro, aunque ahora, al tener que enfrentarnos a asignaturas más complejas y que requieren un mayor número de horas, tendremos una pequeña racha en la que haremos simulacros cada dos semanas. En parte es un fastidio porque a mí me gusta hacer uno todas las semanas en lugar de estar más tiempo en clase o estudiando, pero también supone una tregua porque corregir un simulacro cada semana es también agotador y es un tiempo que tienes que restar de tus horas de estudio. Por cierto, yo no lo hago en los días que nos marca la academia para ello, sino que, después de comer, corrijo cada día 50 preguntas y 35 el viernes. Así se me hace más llevadero 🙂 .

Bien, he salido muy contenta de este simulacro por dos motivos. El primero es que, POR FIN, lo he terminado en 4 horas, y no porque fuese precisamente corto. De hecho, tenía 30 imágenes y unas 36 hojas, así que fue un examen largo. El segundo motivo es que me salió bien, es decir, tenía una buena sensación. Al meter la plantilla comprobé que el resultado ha sido ligeramente inferior al anterior (4 netas menos y un 5% menos de percentil de momento), pero, de todas formas, estoy muy contenta porque ha sido un buen resultado y todavía queda mucho camino por delante para seguir mejorando 🙂 .

Hasta ahora, durante la segunda fase, nunca había sido capaz de terminar un simulacro en 4 horas. En realidad, para el examen MIR tienes cinco, pero es bastante común y frecuente ir más lento e inseguro en el examen MIR real debido a los nervios. De hecho, casi todos mis amigos que han hecho el MIR este pasado febrero de 2016 me han comentado que no les ha dado tiempo a revisar la plantilla y que han invertido las cinco horas simplemente en hacerlo. ¡Ha habido gente a la que no le dio tiempo a terminarlo! Y esto último siempre le ocurre a alguno, en todas las convocatorias. Yo por eso quería ir bien preparada y ser capaz de hacerlos en, como máximo, cuatro horas, para que luego en el MIR real me pase lo que me tenga que pasar, pero NO que no me dé tiempo.

De todas formas, he “pagado” la rapidez con un mayor número de fallos tontos (que siempre tengo, aunque me quede a revisar el examen 😦 ). He revisado rápidamente las respuestas correctas en la aplicación del móvil y creo que he fallado 2-3 preguntas por haberlas leído mal. Pero bueno, a todo se aprende y quedan todavía muchos simulacros por hacer 🙂 . Seguro que encuentro la forma de prestar más atención e ir rápido de todas formas.

Y esto es todo, ¡de momento! Ahora vamos a disfrutar de este primer domingo de septiembre haciendo algún plan divertido por ahí. ¡Hasta la semana que viene!